• La sede de la calificadora crediticia Standard & Poors (S&P) en Nueva York.
Publicada: martes, 14 de noviembre de 2017 8:54
Actualizada: martes, 14 de noviembre de 2017 11:16

La calificadora crediticia Standard & Poors (S&P) declara a Venezuela en default parcial, después de que no lograra abonar los intereses en dos bonos.

El grupo estadounidense declaró el lunes en default a Venezuela, convirtiéndose así en la primera agencia que toma esta medida contra dicho país. La agencia asegura que actuó tras los 30 días de gracia otorgados a Venezuela para abonar dichos bonos por un valor de 200 millones, correspondientes de bonos globales emitidos con vencimiento en 2019 y 2024.

“Hemos bajado dos calificaciones a 'D' (default), y bajamos la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo a 'SD' (default parcial)”, indicó S&P en un comunicado.

El endeudamiento en moneda nacional de largo y corto plazo se mantiene en CCC/C, el grado anterior a suspensión de pagos, pero con una vigilancia negativa en cuando a las perspectivas de que se cumplan los pagos de ese endeudamiento.

Además de los dos bonos impagados, Venezuela está atrasada en otros cuatro pagos de deuda, pero aun está en el periodo de gracia de 30 días, señaló la calificadora, precisando que el total de obligaciones impagadas es de 420 millones de dólares. S&P confirmó que si Venezuela no abona esos pagos, por instrumentos de deuda con vencimiento entre 2023 y 2028, colocará también en “default” esas emisiones.

Hemos bajado dos calificaciones a 'D' (default), y bajamos la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo a 'SD' (default parcial)”, preciso la calificadora crediticia estadounidense Standard & Poors (S&P), tras la incapacidad de Venezuela de pagar 200 millones de dólares de sus bonos globales.

 

La noticia sobre el nuevo estado de Venezuela llegó después de la primera reunión, en la misma jornada, entre el Gobierno de ese país y sus acreedores para discutir una reestructuración de la deuda externa del país y de su petrolera estatal, Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La reunión de unos 15 minutos que se celebró en el palacio de Miraflores en Caracas, fue promovida por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y se consideraba clave para comprender la estrategia del Gobierno que, aunque ha esperado hasta el último día para realizar pagos clave, ha seguido cumpliendo con sus obligaciones.

El vicepresidente Tareck El Aissami, jefe negociador, prometió la creación de mesas técnicas para “evaluar propuestas” en próximas citas, sin dar fechas, según los participantes.

El Aissami declaró a la televisión oficial que Venezuela está “blindada”, pero acusó al Gobierno de Donald Trump de “cerrar vías” al país con sus sanciones financieras.

El Gobierno venezolano ya había denunciado que Washington, al imponer sanciones en su contra, buscaba impedir que el país sudamericano reestructurara su deuda externa y provocar así que Caracas caiga en el impago. Mientras tanto, Maduro ha buscado alternativas, como ha sido el caso de Rusia y China, para reestructurar sus deudas.

aaf/nii/

Commentarios