• La ministra de Asuntos Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, en una rueda de prensa.
Publicada: martes, 18 de abril de 2017 9:10

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, tacha de ‘grosera injerencia’ el comunicado conjunto de 11 países de América Latina sobre la situación en Venezuela.

“Venezuela rechaza (la) grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay”, escribió el lunes la jefa de la Diplomacia venezolana en su cuenta en la red social Twitter.

La ministra de Asuntos Exteriores de Venezuela criticó el “doble estándar y selectividad política” de los Gobiernos de los citados países que busca soportar la “violencia vandálica” de la oposición venezolana.

Venezuela rechaza (la) grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay”, escribió la canciller venezolana,  Delcy Rodríguez, en su cuenta en la red social Twitter.

Mientras tanto, acusó a estos once países de violentar las leyes internacionales para respaldar “el intervencionismo de Venezuela pretendiendo gobernarla desde el exterior” de este país.

La máxima diplomática venezolana ridiculizó entonces su deseo de gobernar Venezuela mientras ellos mismos son “ejemplo patético” de las violaciones de Derechos Humanos de sus propios pueblos.

Para acabar, aseguró que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro los seguirá hasta su derrota en el campo internacional, subrayando que no existe ninguna fuerza imperial en el mundo que pueda doblegar al “pueblo soberano” de Venezuela.

Así, reacciona Rodríguez ante el comunicado conjunto de estos 11 países que condenaron las muertes en las recientes protestas en Venezuela, por lo tanto, pidieron a Caracas garantizar la manifestación pacífica y a la oposición ser responsable al ejercer ese derecho constitucional.

A propósito de las marchas convocadas para el próximo miércoles por el oficialismo y la oposición, la nota de los 11 países de la región solicita también al Gobierno de Maduro que “impida cualquier acción de violencia en contra de los manifestantes”, y que haga lo posible para resolver la “grave crisis” que se está viviendo en Venezuela.

En las numerosas protestas callejeras que realiza la oposición —muchas de las cuales derivan en violencia— se insiste en adelantar las elecciones presidenciales previstas para diciembre de 2018. De acuerdo con Maduro, el Gobierno es blanco de una guerra económica promovida por Estados Unidos, que junto con la derecha venezolana intenta derrocarlo.

zss/rha/rba

Commentarios