• Miembros de un grupo armado lanzan ataques contra zonas gubernamentales en las proximidades de la ciudad septentrional de Alepo (Siria).
Publicada: lunes, 31 de octubre de 2016 18:59

Amnistía Internacional (AI) pide el cese inmediato de ataques de grupos armados y terroristas dirigidos contra civiles en el oeste de la ciudad siria de Alepo.

“El objetivo de romper el cerco en Alepo oriental no da a los grupos armados licencia para violar las normas del derecho internacional humanitario bombardeando barrios civiles indiscriminadamente”, reza un comunicado emitido este lunes por AI.

El organismo pro derechos humanos acusa a los grupos armados de oposición de mostrar “un escandaloso desprecio por las vidas civiles”, en referencia a la reciente ola de ataques contra zonas residenciales en la parte occidental de Alepo.

El objetivo de romper el cerco en Alepo oriental no da a los grupos armados licencia para violar las normas del derecho internacional humanitario bombardeando barrios civiles indiscriminadamente”, reza un comunicado de Amnistía Internacional (AI).

“La encarnizada ofensiva lanzada el 28 de octubre por grupos armados de oposición se caracteriza por ataques indiscriminados contra áreas civiles”, denuncia el texto, lamentando que decenas de personas, incluidos niños y mujeres, murieron en el ataque.  

 

Según la nota, hay imágenes de vídeo que muestran que los insurgentes han empleado armas explosivas de poca precisión, como morteros y cohetes Katyusha, “cuyo uso en las proximidades de zonas civiles densamente pobladas viola el derecho internacional humanitario”.

Las fracciones rebeldes y extremistas atrincherados en el este de la localidad (Alepo) “deben poner fin a todos los ataques en los que no se distinguen los objetivos militares de los civiles”, reitera Amnistía Internacional en su comunicado.

El organismo, asimismo, acusa a los grupos armados de oposición de cometer “un crimen de guerra”. En este sentido, se refiere a un ataque con gas tóxico lanzado ayer domingo contra una zona en el oeste de Alepo que se saldó con un muerto y más de 30 heridos.

“Las armas químicas están prohibidas internacionalmente y su uso es un crimen de guerra. Estas armas causan un enorme sufrimiento y graves daños para la salud. Su uso nunca puede justificarse”, concluye el documento.

mpv/ktg/nal

Comentarios