• Sede de la Cancillería de Rusia en Moscú.
Publicada: sábado, 21 de mayo de 2022 12:16
Actualizada: sábado, 21 de mayo de 2022 13:21

Rusia prohíbe el ingreso al país a unos 1000 estadounidenses, entre ellos el presidente Biden, el secretario de Estado Blinken, y jefes del Pentágono y la CIA.

En una medida recíproca ante restricciones de similar índole de Washington, la Cancillería rusa ha publicado este sábado una lista de 963 ciudadanos estadounidenses que, de ahora en adelante, tendrán prohibido entrar a Rusia.

La lista incluye a Biden, Blinken, la vicepresidenta Kamala Harris, el secretario de Defensa Lloyd Austin, el jefe del Estado Mayor Mark Milley y el jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) William Burns.

Moscú “reclama que las acciones hostiles de Washington se volverán como un búmeran contra EE.UU. y serán rechazadas como es debido”, según se lee en un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

La nota denuncia que Estados Unidos trata de imponer un “orden mundial basado en reglas neocoloniales”.

 

“Rusia no busca confrontación y está abierta para un diálogo honesto y respetuoso, separando al pueblo estadounidense, que invariablemente goza de nuestro respeto, de las autoridades de EE.UU., que incitan a la rusofobia, y de aquellos que les prestan servicios. Estas son las personas que se incluyen en ‘la lista negra’ rusa”, reza el texto.

El 25 de febrero, un día después de que comenzase la operación militar rusa en Ucrania, la Casa Blanca anunció que iba a congelar los activos del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en el país y le prohibiría la entrada en su territorio.

En reacción, Rusia impuso sanciones a una serie de políticos y altos funcionarios de EE.UU., incluidos Biden y Blinken.

Efectivamente, tras la operación especial militar, varios países establecieron sanciones contra Moscú, las cuales van desde la desconexión parcial de Rusia del sistema de la Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales (SWIFT, por sus siglas en inglés), el cierre del espacio aéreo para las aerolíneas rusas hasta la paralización de las reservas internacionales del Banco Central de Rusia.

tqi/ctl/hnb