• El presidente de EE.UU., Donald Trump, habla en un mitin en el aeropuerto regional de Bemidji, Minnesota, 18 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 19 de septiembre de 2020 16:52

Rusia repudia los planes del presidente de EE.UU. para asesinar a Bashar al-Asad y aduce que era parte de un plan para un ‘cambio de sistema’ en Siria.

Hace poco nos enteramos de los planes para asesinar al jefe de un Estado soberano, el presidente Bashar al-Asad. ¿Cómo esto no constituye una política de cambio de régimen?”, lamentó el viernes el representante permanente de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vasili Nebenzia.

Sus comentarios se producen días después de que el mandatario estadounidense, Donald Trump, confesara, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense Fox News, que quiso matar a su homólogo sirio en 2017 en un ataque al país árabe, pero que su entonces secretario de Defensa, James Mattis, lo disuadió. Además, dijo que no lamentaba haber considerado matar a Al-Asad y que, de haberlo hecho, “podría haber vivido con ello”.

En su intervención en una sesión del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas (CSNU), Nebenzia denunció también la política de sanciones de la Administración de Trump contra el Gobierno y el pueblo de Siria, que, en su opinión, trata de desestabilizar al país devastado por la guerra.

Las sanciones unilaterales e ilegales, que se utilizan como un instrumento de castigo colectivo y tienen como objetivo incitar el descontento social, obstaculizan los esfuerzos para estabilizar la paz en Siria”, explicó Nebenzia.

 

Las polémicas declaraciones del mandatario norteamericano sobre el asesinato de Al-Asad apoyan los informes publicados en 2018: “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca), del periodista del diario The Washington Post Bob Woodward, que el presidente negó en aquel momento.

Desde 2014, EE.UU. y sus aliados se instalaron en Siria so pretexto de combatir al grupo terrorista Daesh, pero, sin contar con la autorización de Damasco. Desde entonces, en lugar de combatir el terrorismo, se han dedicado a apoyar, de diversas formas, a las bandas extremistas presentes en el país árabe para derrocar al Gobierno sirio.

Damasco denuncia la presencia militar ilegal de Washington en Siria y asegura que EE.UU. mantiene a sus uniformados en las zonas orientales con el objetivo de saquear los recursos petroleros sirios.

myd/hnb/nii/