• Un convoy militar de EE.UU. en la ciudad siria de Al-Qamishli, en la provincia de Al-Hasaka, 12 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 19 de febrero de 2020 7:23

Estados Unidos ha enviado 13 convoyes militares, compuestos por más de 300 camiones con armas a Siria, desde principios de 2020, informa el Gobierno de Rusia.

El jefe del Centro ruso para la Reconciliación en Siria, Oleg Zhuravlev, aseveró el martes que EE.UU. ha estado enviando en los últimos meses gran cantidad de armas, municiones y equipamientos militares a zonas nororientales de Siria.

“Pues, solo desde principios de 2020, han llegado a Siria, provenientes de Irak, 13 convoyes militares, que incluyeron más de 80 unidades de vehículos blindados y más de 300 camiones con varios tipos de armas y municiones”, explicó.

El funcionario ruso denunció que el armamento militar termina en manos de grupos armados y terroristas que las usan tanto durante los enfrentamientos internos como contra las fuerzas del Ejército y civiles sirios.

Ante tal coyuntura y debido a constantes ataques terroristas que dejan muertos y heridos entre la población civil, los residentes de las regiones nororientales de Siria abandonaron masivamente sus hogares y se trasladaron al territorio controlado por el Gobierno de Damasco.

“Desde principios de 2020, solo a través del puesto de control de Al-Salhiyah, cerca de la ciudad de Deir Ezzor pasaron 23 000 sirios, la mayoría de los cuales son familias con ancianos y niños”, indicó Zhuravlev.

En las últimas semanas el pueblo sirio ha realizado varias manifestaciones en diferentes ciudades septentrionales y nororientales contra la presencia militar de Washington en el país árabe.

 

El domingo pasado, los residentes del pueblo de Al-Safira, sito en Deir Ezzor, coparon las calles para expresar su repudio contra la presencia de las tropas ocupantes de EE.UU. en su país y corearon consignas demandando la retirada inmediata de esas fuerzas.

El miércoles pasado, decenas de sirios impidieron a su vez el paso de un convoy militar de EE.UU. en la ciudad de Al-Qamishli, en la provincia de Al-Hasaka (noreste).

El Gobierno de Damasco acusa a EE.UU. de pertrechar, entrenar, financiar y armar a las bandas terroristas con tal de derrocar al legítimo Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, quien ha prometido arrebatar el país a los terroristas y expulsar a los invasores.

Al-Asad ha criticado, además, la obsesión de Washington por el petróleo sirio y, a su juicio, esto demuestra el estilo nazi patente en la política del presidente de EE.UU., Donald Trump.

mnz/ktg/hnb

Comentarios