• Un avión de combate israelí F-16 (dcha) y un caza israelí modelo Spitfire en la base de Hatzerim cerca de la ciudad de Beer Sheva, en el sur de los territorios ocupados palestinos, 29 de diciembre de 2016.
Publicada: lunes, 20 de marzo de 2017 16:14
Actualizada: lunes, 20 de marzo de 2017 19:09

Rusia está preocupada por el ataque aéreo de las fuerzas israelíes en Siria, dice la Cancillería rusa explicando la convocatoria del embajador israelí.

“Tenemos un canal de comunicación especial [para evitar incidentes], y nos gustaría que el mismo funcione de manera más eficiente y que no exista una falta de comprensión acerca de quién hace qué cosa [en Siria]”, ha precisado este lunes el vicecanciller de Rusia, Mijail Bogdanov.

El viernes pasado, el Ministerio de Exteriores de Rusia convocó al embajador del régimen de Israel en Rusia, Gary Koren, a raíz de un ataque que realizaron ese mismo día aviones de la fuerza aérea israelí contra un objetivo militar cerca de la ciudad de Palmira (Tadmor, en árabe).

Tenemos un canal de comunicación especial [para evitar incidentes], y nos gustaría que el mismo funcione de manera más eficiente y que no exista una falta de comprensión acerca de quién hace qué cosa [en Siria]”, precisa el vicecanciller de Rusia, Mijail Bogdanov.

Una aeronave israelí fue derribada y otra quedó dañada por el escudo antiaéreo de Siria, según aseguró el mismo viernes el Ejército sirio.

El incidente obligó a las autoridades israelíes a realizar declaraciones sin precedentes. El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, amenazó el domingo con destruir los sistemas de defensa aérea de Siria, en respuesta al derribo de su caza.

 

La preocupación expresada por la Cancillería de Rusia no sorprende teniendo en cuenta que las mencionadas amenazas del régimen de Israel podrían restringir el dominio de las operaciones antiterroristas de Moscú en Siria, dado que los objetivos de la mayoría de los ataques de aéreos de Israel son las bases militares de Siria que de ser destruidas, reforzarán a los terroristas, indican los analistas.

Esto mientras, según ha afirmado el ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu, una gran parte del espacio aéreo de Siria está protegida por los sistemas antimisiles rusos S-300 y S-400.

Según apuntan los informes israelíes, el despliegue de los sistemas antimisiles rusos S-300 debilita la capacidad de amenaza de Israel contra el Ejército sirio y el Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

tqi/ctl/hnb

Commentarios