• Representantes de China, Irán, Paquistán y Rusia sostienen una reunión cuadrilátera al margen de una cumbre de líderes de la OCS, Dushanbé, Tayikistán, 16 de septiembre de 2021.
Publicada: viernes, 17 de septiembre de 2021 18:17

Irán, Rusia, China y Paquistán destacan la necesidad de respetar la soberanía y la integridad territorial de Afganistán, tras la salida de fuerzas extranjeras.

Los ministros de Asuntos Exteriores de Irán, Rusia, China y Paquistán, Hosein Amir Abdolahian, Serguéi Lavrov, Wang Yi y Shah Mahmud Qureshi, respectivamente, han emitido este viernes una declaración conjunta, al margen de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Dushanbé (capital de Tayikistán).

Según la nota, los jefes de Diplomacia reafirmaron su compromiso con el fortalecimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad en Afganistán y la región entera, durante una reunión cuadrilateral celebrada el jueves.

Asimismo, hicieron hincapié en el respeto por la soberanía, la independencia y la integridad territorial del país centroasiático, reafirmando su compromiso con el principio de “ser dirigido por los afganos y propiedad de los afganos”, así como el respecto continúo del derecho a la paz, la estabilidad y el desarrollo del pueblo afgano.

 

Los ministros de Exteriores también destacaron la necesidad de la reconciliación nacional en Afganistán y la formación de un gobierno inclusivo para garantizar los intereses de todas las fuerzas políticas y étnicas del país.

Resaltaron, además, la importancia de mejorar la situación económica de Afganistán, pidiendo a la comunidad internacional que continuara brindando asistencia humanitaria a este país.

Por otro lado, tras reconocer los desafíos de seguridad originados en Afganistán, recordaron la necesidad de coordinar esfuerzos para contrarrestar las amenazas como la propagación del terrorismo y el tráfico de drogas, para garantizar la estabilidad regional y abordar las preocupaciones e intereses legítimos de los países vecinos.

Es más, expresaron su preocupación por la frágil situación humanitaria, social y económica en Afganistán, así como por los peligros de una ola de refugiados en la región.

El colapso de Afganistán y la toma del poder por los talibanes ocurrieron poco después de que comenzara la fase final de la retirada de las fuerzas de EE.UU., a la cabeza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que invadió el país centroasiático en 2001, so pretexto de luchar contra el grupo armado Talibán y de entrenar y equipar a las fuerzas de seguridad afganas, pero al final no lograron impulsar una victoria decisiva.

nkh/tqi/fmk