• La sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán en Teherán, la capital.
Publicada: miércoles, 6 de diciembre de 2017 18:56
Actualizada: miércoles, 6 de diciembre de 2017 21:21

La Cancillería iraní considera la nueva decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre Al-Quds, una ‘clara violación de las resoluciones de la ONU’.

“La ciudad de Al-Quds (Jerusalén) es una parte inseparable de Palestina y uno de los lugares sagrados más importantes del mundo islámico. Está claro que este régimen (Israel) ha llevado a cabo muchas medidas para dominar la ciudad, como desplazar a los palestinos, confiscar sus tierras, entre otras”, ha recalcado este miércoles el Ministerio iraní de Asuntos Exteriores en un comunicado.   

El texto de la Cancillería ha sido emitido horas después de que Trump reconociera a Al-Quds como la capital del régimen israelí y ordenara que la embajada de EE.UU. se traslade de Tel Aviv (oeste de la Palestina ocupada) a Al-Quds.

Asimismo, en la nota se indica que la continuación de la ocupación y el apoyo parcial de Washington al régimen sionista son las principales razones detrás de la inestabilidad en Oriente Medio.

La ciudad de Al-Quds (Jerusalén) es una parte inseparable de Palestina y uno de los lugares sagrados más importantes del mundo islámico. Está claro que este régimen (Israel) ha llevado a cabo muchas medidas para dominar la ciudad, como desplazar a los palestinos, confiscar sus tierras, entre otras”, según el comunicado de la Cancillería de Irán.

Tras tachar de “provocativa” la decisión de EE.UU., la Cancillería ha asegurado que tal medida no solo no ayuda a reforzar la paz y la estabilidad en la región, sino que podría impulsar una nueva Intifada (levantamiento) en los territorios ocupados.

En alusión a que las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) consideran a Al-Quds un territorio ocupado, la medida de Washington es una violación flagrante de las resoluciones internacionales, subraya el comunicado.

La ciudad de Al-Quds, que los palestinos quieren como la capital de su futuro Estado, ha sido designada como “ocupada” por la ONU desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.

El polémico anuncio de Trump ha provocado la condena inmediata de los líderes mundiales, que habían denunciado previamente que ello sería un factor desestabilizador en una región turbulenta.

Tras el discurso de Trump, las embajadas estadounidenses en Turquía, Jordania, Alemania y el Reino Unido han emitido alertas de seguridad, instando a sus ciudadanos a tener cuidado.

alg/anz/aaf/rba

Commentarios