• La minoría musulmana de Myanmar en un campo de refugiados en Bangladés, 9 de septiembre de 2017.
Publicada: sábado, 9 de septiembre de 2017 22:34
Actualizada: domingo, 10 de septiembre de 2017 0:23

Un alto funcionario iraní asegura que el régimen israelí está detrás de la represión brutal que sufren la comunidad musulmana rohingya en Myanmar (Birmania).

"El régimen sionista (...) en coordinación con el Gobierno de Myanmar ha tramado los crímenes horribles y organizados contra los desfavorecidos musulmanes rohingyas", ha denunciado este sábado el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo de Discernimiento del Sistema de Irán, Ali Akbar Velayati.

Por medio de este complot contra los rohingyas, agrega el político iraní, Israel intenta "limpiar su imagen" de los crímenes que comete contra los palestinos y "promover la cultura de la crueldad y la opresión contra niños, ancianos e inocentes".

De esa manera, Velayati advierte que tal "conspiración ominosa y organizada por el sionismo internacional" que ha provocado la matanza y el desplazamiento de miles de rohingyas, podría resultar en un genocidio y la inestabilización de la región.

El régimen sionista (...) en coordinación con el Gobierno de Myanmar ha tramado los crímenes horribles y organizados contra los desfavorecidos musulmanes rohingyas”, ha denunciado el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo de Discernimiento del Sistema de Irán, Ali Akbar Velayati.

 

Los "comportamientos brutales" y otras "atrocidades más graves" que soporta desde el pasado abril la comunidad Rohingya solo por ser musulmana, de hecho, despiertan la conciencia de cualquier persona, señala Velayati.

Por lo tanto, ha instado a los organismos internacionales, así como a todos los países, grupos, partidos y movimientos del mundo a utilizar sus plenas capacidades para ejercer más presión sobre el Gobierno birmano, que junto a los budistas extremistas, ha intensificado sus medidas represivas contra los rohingyas.

De acuerdo con Velayati, todos los entes defensores de los derechos humanos, incluidos la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Human Rights Watch (HRW) y la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), tienen la responsabilidad de abordar este complot sionista-birmano para evitar la repetición de tragedias similares y castigar a los culpables.

Para finalizar, ha urgido el envío de ayuda humanitaria y equipos que investiguen la situación en Myanmar y, si el Gobierno se niega a cooperar, agrega, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) debe intervenir en apoyo de los "indefensos y oprimidos" musulmanes rohingyas.

bhr/ncl/snz/rba

Commentarios