• Una niña rohingya lleva a un bebé dentro de un campo de refugiados en Sitwe, en el estado birmano de Rajine, 4 de marzo de 2017.
Publicada: lunes, 4 de septiembre de 2017 18:13

Hezbolá condena el genocidio de la minoría musulmana Rohingya y lo atribuye al ‘complot’ del régimen de Israel y ciertos países.

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) ha divulgado este lunes un comunicado en rechazo a la brutal represión del Ejército de Myanmar (Birmania) contra los musulmanes rohingyas, por la que miles de personas han muerto o han tenido que desplazarse.

“La minoría Rohingya y los oprimidos musulmanes de Myanmar que se ven sometidos al peor tipo del genocidio, son víctimas del gobierno criminal (de este país). Ellos son víctimas del complot internacional contra los musulmanes del mundo, mientras la comunidad internacional guarda silencio”, se lee en la nota.

A este mismo respecto, el movimiento libanés ha criticado el apoyo militar que brinda el régimen de Israel al Ejército birmano como parte de los referidos complots.

La minoría Rohingya y los oprimidos musulmanes de Myanmar que se ven sometidos al peor tipo del genocidio, son víctimas del gobierno criminal (de este país). Ellos son víctimas del complot internacional contra los musulmanes del mundo, mientras la comunidad internacional guarda silencio”, se lee en la nota de Hezbolá.

 

En varias ocasiones, grupos pro derechos humanos han condenado la venta de armas y equipos a los militares de Mynamar por parte del régimen de Tel Aviv.

En la parte final del comunicado, Hezbolá ha pedido a “todos los partidos islámicos” que “se levanten y que se opongan a los agresivos ataques” del Ejército birmano en el estado de Rajine (oeste de Myanmar).

De los crímenes contra los rohingyas han advertido varios países, así como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que pidió la semana pasada el fin de la violencia contra esta minoría y recordó al Gobierno birmano que tiene el deber de proteger a todos los civiles “sin discriminación” alguna.

La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), a su vez, usó como referencia el martes pasado varios datos e imágenes de satélites para denunciar los incendios generalizados en al menos 10 áreas en Rajine, y la quema de más de 2600 casas de los rohingyas.

tqi/ctl/snr/rba

Commentarios