• James Clapper, director de la Inteligencia Nacional estadounidense entre 2010 y enero de 2017, en una audiencia en el Congreso, 11 de mayo de 2017.
Publicada: domingo, 13 de agosto de 2017 17:00
Actualizada: domingo, 13 de agosto de 2017 18:32

El que fuera jefe de inteligencia con Obama compara las amenazas de Trump a Corea del Norte con las ‘metidas de pata’ que desataron la Primera Guerra Mundial.

“De alguna manera a mí me evoca la historia de la Primera Guerra Mundial y las meteduras de pata que llevaron al mundo a ella. Espero que ahora la gente aprenda de la historia y no repita aquello”, dijo el jueves a la cadena CNN James Clapper, director de la Inteligencia Nacional estadounidense desde 2010 hasta el pasado enero.

Clapper tachó de “no muy responsable” que el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, estableciera una “línea roja” en el reciente cruce de amenazas militares con Corea del Norte, al amenazar el martes con “fuego y furia nunca vistos” en caso de que Pyongyang  volviera a amenazar a Estados Unidos.

Con su amenaza, Trump daba a entender que Washington “emprendería algún tipo de acción directa en función solamente de lo que diga Corea del Norte”, alimentando así una competición retórica que podría autocumplirse en una espiral “aún más fuera de control”.

De hecho, tras la amenaza de Trump Pyongyang reveló un plan para bombardear las inmediaciones de la isla estadounidense de Guam, en el océano Pacífico, a lo que el mandatario norteamericano respondió que quizá no había sido “lo suficientemente duro”. Algunos analistas consideran que el neoyorquino trata con estas tensiones de distraer la atención de sus problemas internos.

De alguna manera a mí me evoca la historia de la Primera Guerra Mundial y las meteduras de pata que llevaron al mundo a ella. Espero que ahora la gente aprenda de la historia y no repita aquello”, dijo el exdirector de la Inteligencia Nacional estadounidense James Clapper.

 

En todo caso, al ser preguntado Clapper sobre si pensaba que la escalada de tensiones entre Washington y el Gobierno norcoreano puede degenerar en un enfrentamiento militar, dijo “no pensar que estemos ahí por ahora” y que “aún hay tiempo para otras medidas: sanciones, diplomacia, todo eso”.

Pero las declaraciones altisonantes han proseguido, con Pyongyang amenazando ayer sábado con precipitar la “trágica destrucción del Imperio estadounidense”, y Trump abordando opciones militares en una conversación telefónica el mismo día con su homólogo francés, Emmanuel Macron.

La nueva agudización de la tensión en torno a la península de Corea (con nuevas sanciones de las Naciones Unidas a Pyongyang) se ha producido tras el lanzamiento el 28 de julio de un segundo misil balístico intercontinental por el Ejército norcoreano.

mla/ktg/ftm/rba

Commentarios