• El presidente de EE.UU., Donald Trump, 11 de abril de 2017.
Publicada: miércoles, 12 de abril de 2017 1:07

Estados Unidos vuelve a pedir la colaboración de China para solucionar el problema ‎de Corea del Norte, pero está dispuesto a actuar por su cuenta.‎

El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó el martes a Pekín a cooperar con Washington para "solucionar el problema de Corea del Norte", pero insiste en que su Gobierno está dispuesto a resolver la cuestión sin la ayuda china.

"Corea del Norte está buscando problemas. Si China decide ayudar, eso sería muy bueno. Si no, solucionaremos el problema sin ellos", indicó Trump en su cuenta de Twitter en referencia a los repetidos lanzamientos de misiles balísticos por parte de Pyongyang.

Corea del Norte está buscando problemas. Si China decide ayudar, eso sería muy bueno. Si no, solucionaremos el problema sin ellos", indicó el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Agregó que, durante la visita de la pasada semana del presidente chino, Xi Jinping, le explicó que "China conseguiría un acuerdo comercial con EE.UU. mucho mejor para ellos si solucionan el problema de Corea del Norte".

En una entrevista publicada el domingo por el canal local CBS News, Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU, se refirió al encuentro de Xi y Trump, en Florida, sur de EE.UU., donde la Casa Blanca advirtió al gigante asiático de que si no adopta las medidas necesarias contra Corea del Norte, Washington acabará por sí solo y unilateralmente con la amenaza que representa el programa nuclear de dicho país.

 

El Comando del Pacífico estadounidense confirmó el pasado sábado que ha movilizado el portaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson y su grupo de ataque hacia aguas cercanas a Corea del Norte para hacer frente a Pyongyang.

Conforme a datos facilitados este martes por la agencia surcoreana de noticias Chosun, el Ejército chino ha desplegado unos 150 000 soldados en las fronteras con Corea del Norte ante el temor a un posible ataque de EE.UU. contra Pyongyang.

La situación en la península coreana se agravó después de que Washington instalara en marzo el escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, hecho que provocó fuertes reacciones y críticas desde Rusia y China.

Este mismo martes, el Gobierno de Pyongyang, liderado por Kim Jong-un, ha condenado el envío del portaviones estadounidense a la península coreana, y avisa de que responderá a un “ataque preventivo” de Washington.

mep/krd/nii/

Comentarios