• Soldados chinos participan en un desfile militar.
Publicada: martes, 11 de abril de 2017 16:08
Actualizada: martes, 11 de abril de 2017 17:11

El Ejército chino ha desplegado unos 150.000 soldados en las fronteras con Corea del Norte ante el temor de un posible ataque de EE.UU. contra Pyongyang.

Conforme a datos facilitados este martes por la agencia surcoreana de noticias Chosun, Pekín pretende, con esta medida, preparase para hacer frente a “circunstancias imprevistas” generadas por una posible guerra estadounidense-norcoreana.

Según ha recogido el periódico británico Daily Mail en su edición digital, las tropas chinas tendrán, además, la misión de controlar un eventual flujo de refugiados norcoreanos huidos del conflicto.

Corea del Norte busca problemas. Si China decide ayudar, eso sería genial. Si no, ¡resolveremos el problema sin ellos!”, indica el presidente de EE.UU., Donald Trump.

El aluvión de misiles de crucero Tomahawk que el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó el pasado viernes lanzar sobre posiciones del Ejército sirio ha sido ampliamente interpretado como una advertencia a Pyongyang.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, aclaró de manera abierta que el accionar militar contra Siria fue, asimismo, un aviso de cómo sería la respuesta de Washington a lo que considere una amenaza.

Tras el bombardeo a Siria, el Comando del Pacífico estadounidense confirmó el pasado sábado que ha movilizado el portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson y su grupo de ataque hacia aguas cercanas a Corea del Norte para hacer frente a Pyongyang.

 

El mandatario norteamericano ha señalado la jornada de hoy que su Administración está lista para lidiar con los norcoreanos sin China. “Corea del Norte busca problemas. Si China decide ayudar, eso sería genial. Si no, ¡resolveremos el problema sin ellos!”, indica en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter.

La situación en la península coreana se agravó después de que Washington instalara en marzo pasado el escudo antimisiles de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, hecho que provocó fuertes reacciones y críticas desde Rusia y China.

Este mismo martes, el Gobierno de Pyongyang, liderado por Kim Jong-un, ha condenado el envío del portaaviones estadounidense a la península coreana, al tiempo que ha alertado de que está dispuesto a responder a un “ataque preventivo” de Washington.

mjs/anz/ftm/rba

Commentarios