• La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en una rueda de prensa.
Publicada: lunes, 14 de agosto de 2017 16:21

China se suma a los que condenan la retórica belicista de EE.UU. contra Venezuela recordándole el principio de la no injerencia en otros países.

“Todos los países deben conducir sus relaciones bilaterales sobre la base de la igualdad, el respeto mutuo y la no injerencia en los asuntos internos del otro”, ha recalcado este lunes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en una rueda de prensa.

Así ha respondido la vocera tras ser consultada sobre las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, el viernes pasado, en las que advirtió que no descartaba la opción militar contra Venezuela.

En este sentido, ha reiterado la posición del gigante asiático, que se fundamenta en seguir “el principio de no interferir en los asuntos de otro país”.

Pese a que muchos Estados de la región, incluido Estados Unidos, han desconocido a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), China la ha acogido, al señalar que el proceso de la elección de los miembros de ese órgano se realizó “de forma estable”.

Todos los países deben conducir sus relaciones bilaterales sobre la base de la igualdad, el respeto mutuo y la no injerencia en los asuntos internos del otro”, ha recalcado la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

 

Poco después de las polémicas declaraciones del mandatario estadounidense, el Departamento de Defensa (Pentágono) aseguró “estar preparado” para arremeter contra Venezuela con el fin de ayudar a Washington y proteger sus intereses nacionales.

La amenaza belicista de la Administración de Trump contra Caracas agitó a América Latina. Varias autoridades latinoamericanas y organismos de la región condenaron tajantemente la opción militar en Venezuela.

Caracas denuncia que enfrenta un complot, orquestado desde el exterior y, en particular, sindica a EE.UU., para derrocar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuya decisión de instalar una Constituyente, tras la negativa del diálogo tanto de la oposición interna como externa (Trump rechazó la solicitud de diálogo), ha sido motivo de la intensificación de las protestas, pese a que esta instancia fue respaldada por más de 8 millones de votantes el 31 de julio.

tmv/ctl/mnz/rba

Commentarios