• Aviones de combate de Estados Unidos y Corea del Sur participan en un ejercicio aéreo conjunto denominado ‘Vigilant Ace’, 6 de diciembre de 2017.
Publicada: viernes, 8 de diciembre de 2017 1:28
Actualizada: viernes, 8 de diciembre de 2017 2:32

Dos bombarderos supersónicos Lancer simulan un bombardeo entre China y Corea del Norte en el marco de unas maniobras conjuntas con Corea de Sur.

Las polémicas maniobras Vigilant ACE, que han generado aún más tensión con Pyongyang, incluyeron el jueves el sobrevuelo del bombardero estratégico estadounidense Rockwell B-1B Lancer sobre la península de Corea, según ha informado el portal de noticias surcoreano Yonhap.

Además, pocas horas después de su aterrizaje en la base aérea estadounidense de Guam, el mando militar envió dos aviones del mismo modelo a la misma zona de tensión para simular un bombardeo.

Estas aeronaves supersónicas, diseñadas para atacar con bombas nucleares, entraron en la zona de identificación de la defensa antiaérea surcoreana, al sur de la isla de Jeju, acompañados por más de 20 cazas de su aliado local.

Después, según detalla el portal, realizaron un simulacro de bombardeo sobre las aguas del mar Amarillo entre las costas de China y Corea del Norte, según fuentes oficiales citadas. Por otra parte, un oficial ha detallado bajo condición de anonimato que esta vez los aviones furtivos estadounidenses no han tomado parte en el simulacro.

La agencia ha considerado ‘completamente inusual’ que EE.UU. envíe sus aviones B-1B Lancer estacionados en Guam a Corea del Sur en dos jornadas consecutivas.

Seúl y Washington realizan los ejercicios aéreos Vigilant ACE cada año. Esta vez, empezaron el lunes y finalizan este viernes con la participación de 12.000 militares, seis cazas F-22, seis F-35A, una docena de F-35B y más de 200 aviones de combate de diversos tipos de las Fuerzas Aéreas de los dos países y de la Armada de EE.UU. 

De acuerdo con el teniente coronel Dave DeAngelis, comandante del 466º escuadrón de combate de la Fuerza Aérea estadounidense, la escala general de fuerzas contribuye a que los participantes tengan una imagen realista, especialmente respecto a los activos aéreos “que se integran en un escenario de guerra con su personal de apoyo y equipo”.

Corea del Norte realiza sus pruebas nucleares y balísticas a pesar de las críticas de algunos países, basándose en su “derecho a la autodefensa” ante la “hostilidad” de EE.UU., manifiesta en las continuas maniobras militares conjuntas Washington-Seúl en la península.

snr/ncl/alg/rba

Commentarios