• El embajador adjunto norcoreano ante las Naciones Unidas, Kim In-ryong, en una rueda de prensa en Nueva York, 19 de mayo de 2017.
Publicada: sábado, 20 de mayo de 2017 2:22
Actualizada: sábado, 20 de mayo de 2017 8:33

Corea del Norte vuelve a defender sus pruebas misilísticas y alerta a EE.UU. de las ‘consecuencias catastróficas’ que afrontará, si endurece las sanciones contra su país.

El embajador adjunto norcoreano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kim In-ryong, declaró el viernes en una rueda de prensa que Pyongyang seguirá ampliando su programa de armas nucleares mientras no haya un cambio de postura en Washington.

“La retracción de la política hostil hacia Corea del Norte es el requisito previo para resolver todos los problemas en la península coreana”, sostuvo el diplomático norcoreano.

De este modo, In-ryong reaccionó a los llamamientos del Gobierno de Estados Unidos a endurecer las sanciones internacionales contra Pyongyang en respuesta a sus más recientes pruebas de misiles.

La retracción de la política hostil hacia Corea del Norte es el requisito previo para resolver todos los problemas en la península coreana”, sostiene el embajador adjunto norcoreano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kim In-ryong.

 

Refiriéndose al acto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) de condenar la actividad misilística de Pyongyang, el diplomático denunció el “doble rasero” de este ente internacional por denunciar las acciones norcoreanas e ignorar las actividades militares estadounidenses.

La península coreana vive una escalada de tensiones, en gran parte por acciones tanto de Washington como de Pyongyang, entre ellas el envío del portaaviones USS Carl Vinson de propulsión nuclear, las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte (CVN-70), así como el despliegue en Corea del Sur del escudo antimisiles estadounidense Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés).

En medio de tales tensiones, ambas partes se han amenazado mutuamente con activar medidas militares. Sin embargo, recientemente EE.UU. se ha manifestado dispuesto a sentarse a la mesa de diálogo, lo que solo será realizable una vez elimine su política hostil hacia el país asiático, según Kim In-ryong.

tqi/ctl/myd/rba

Commentarios