• La Administración Meteorológica de Corea del Sur ha registrado un terremoto artificial de magnitud 5,3 en un sitio cercano al área de ensayos nucleares norcoreanos de Pyungye-ri, 9 de septiembre de 2016.
Publicada: viernes, 9 de septiembre de 2016 4:30
Actualizada: sábado, 10 de septiembre de 2016 2:54

El Gobierno surcoreano confirma que Pyongyang ha realizado este viernes su quinta y la ‘más potente’ prueba nuclear, justo cuando festeja su día nacional.

El anuncio se dio a conocer después de que el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), registrara un sismo artificial de magnitud 5,3 en un sitio cercano al área de ensayos nucleares norcoreanos de Pyungye-ri, al que describió como una "explosión".

La explosión tuvo lugar en la superficie y no en las profundidades de la tierra, dice el USGS. La Administración Meteorológica de Corea del Sur, a su vez, ha confirmado que el terremoto habría liberado 10 kilotones de energía, el doble de poder registrado en la cuarta prueba nuclear que llevó a cabo en enero de 2016.

Seúl y Tokio han sido los primeros en reaccionar al incidente. Para la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, se trata de una clara violación de la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), y para el primer ministro nipón, Shinzo Abe, “es absolutamente inaceptable” si la noticia es cierta, y requiere una “fuerte protesta”.

El lunes, el líder norcoreano, Kim Jong-un, llamó a seguir reforzando el arsenal nuclear de su país, mientras observaba el lanzamiento de tres misiles balísticos en dirección al mar del Este (mar del ‎Japón), por unidades de artillería del Ejército Popular Coreano (KPA).

 

El CSNU reaccionó a las recientes pruebas de misiles, aprobando un comunicado contra el Norte, hecho que fue refutado enérgicamente por este último, que lo consideró “un intolerable acto de violación a la dignidad, el derecho a subsistencia, la soberanía y el derecho de autodefensa de Corea del Norte”.

Corea del Norte realizó el nuevo ensayo de misiles en respuesta a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur—incluido el Sistema de Defensa del Área de Gran Altitud Terminal (THAAD, en inglés)— en territorio surcoreano, prácticas condenadas por Pyongyang y que llevaron a este país asiático a amenazar a Seúl y Washington con un “ataque nuclear preventivo”.

ftm/ktg/mrk

Commentarios