• El presidente brasileño, Michel Temer, se prepara para la foto oficial de la Cumbre del Mercosur celebrada en Argentina, 21 de julio de 2017.
Publicada: viernes, 21 de julio de 2017 21:26

El presidente de Brasil dijo que el alza del impuesto de los combustibles está en línea con la responsabilidad fiscal y será comprendida por el pueblo.

“Es un gobierno verdadero y va a mantener el criterio de responsabilidad fiscal, el mantenimiento de la meta”, expresó Michel Temer, al arribar el jueves por la noche a la ciudad argentina de Mendoza para participar en una cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Más temprano, el Gobierno brasileño había anunciado un nuevo recorte en los gastos del presupuesto de este año. Esta vez, unos 1,9 millones de dólares, y una suba en el impuesto a los combustibles con el fin de cumplir su meta fiscal prevista para 2017, en la que espera limitar el déficit público en torno al 2,0 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

La subida “es absolutamente necesaria” para “la preservación del ajuste fiscal y la manutención de la trayectoria de recuperación de la economía brasileña”, señalaron los Ministerios de Hacienda y de Planificación en un comunicado conjunto.

Temer se mostró confiado de la reacción del pueblo brasileño, pese a que al menos el 90 % desaprueba su gestión. “La población va a comprender porque este es un gobierno que no miente, no da datos falsos”, alegó el mandatario, que niega la acusación de ser jefe de una mafia de políticos que pedía sobornos para favorecer a empresas. 

La población va a comprender porque este es un gobierno que no miente, no da datos falsos", asegura el presidente de Brasil, Michel Temer.

El jefe de Estado brasileño trata de impulsar un plan económico, que incluye una reforma laboral y otra en el sistema de pensiones, en medio de un ambiente nada favorecedor. Estas medidas han provocado diversas protestas y él mismo está acorralado por escándalos de corrupción que ponen en peligro su mandato.

El domingo, una investigación de prensa denunció que Temer había distribuido fondos entre una comisión parlamentaria que analiza una acusación de corrupción en su contra. Luego, sospechosamente, dicha comisión recomendó archivar el proceso contra el presidente brasileño.

ncl/ctl/mnz/mrk

Commentarios