• El presidente de Brasil, Michel Temer, pronuncia un discurso en el Palacio del Planalto, Brasilia, 13 de julio de 2017.
Publicada: lunes, 17 de julio de 2017 16:13
Actualizada: lunes, 17 de julio de 2017 17:55

El presidente de Brasil, Michel Temer, usó recursos públicos en busca de apoyo de los legisladores que analizan la denuncia de corrupción en su contra.

Según reveló el domingo una investigación del diario brasileño O Globo, Temer distribuyó 4700 millones de dólares entre una comisión parlamentaria que analiza el caso de corrupción en el que está involucrado. Luego, dicha comisión recomendó el jueves pasado archivar el proceso contra él.

Según la fuente, que encabezó la noticia con la frase "el precio de la fidelidad", la distribución de los recursos fue anunciada a lo largo de las dos últimas semanas en forma de nuevos programas y liberación acelerada de partidas presupuestales para que los diputados realicen obras específicas en sus estados de origen, a cambio de un resultado favorable a Temer en dicha causa.

En su defensa, el Gobierno de Brasil calificó la entrega del dinero como un procedimiento constitucional.

"La liberación de recursos para municipios es un procedimiento absolutamente normal", dentro del marco de la Constitución, afirmó el Ministerio de Planificación y Presupuesto de Brasil en un comunicado publicado el mismo domingo.

Temer usó 15.000 millones de reales (unos 4.700 millones de dólares) para obtener victoria" en una comisión parlamentaria que el jueves pasado recomendó archivar el proceso contra él", revela una investigación realizada por el diario brasileño O Globo.

 

La nota de la referida Cartera también apostilló que todos los recursos se destinan a "la realización de obras esenciales, como proyectos de saneamiento, movilidad urbana e iluminación pública.

La Comisión de Constitución y Justicia del Parlamento, que apoyó la destitución por corrupción de su predecesora, Dilma Rousseff, votó a favor de archivar el proceso judicial contra Temer.

Ahora el pleno de 513 diputados tendrá que decidir, probablemente en agosto, si enviar a la Corte Suprema la denuncia formulada por el fiscal general contra Temer, acusado de recibir un soborno de 150 mil dólares de la empresa brasileña JBS, la mayor procesadora de carne del mundo. El propio Temer encara todas esas acusaciones en su contra y niega ser jefe de una mafia de políticos que pedía sobornos para favorecer a empresas.

snz/ctl/tas/rba

Commentarios