• La imagen publicada por la Marina de Myanmar que muestra una lancha de patrulla rápida de tipo Super Dvora Mk-III de fabricación israelí en sus aguas.
Publicada: lunes, 23 de octubre de 2017 17:09
Actualizada: jueves, 7 de diciembre de 2017 3:57

El régimen de Israel envió lanchas avanzadas a Myanmar para acelerar la limpieza étnica que se perpetra contra los musulmanes rohingyas, según un informe.

El diario israelí Haaretz ha revelado este lunes en un informe que el régimen israelí vendió lanchas patrulleras, equipadas con estaciones remotas de armas, al Gobierno de Myanmar (Brimania).

En este sentido, se ha referido a las imágenes publicadas en Facebook por la Marina de Myanmar, en las que se ve dos de estas lanchas de fabricación israelí.

El mensaje celebra la incorporación de las dos Super Dvora Mk-III, la última generación de la familia de lanchas patrulleras embarcaciones de ataque rápido, a la Marina birmana.

Las lanchas patrulleras, que pueden operar en la costa y en las vías fluviales y terrestres, cuentan con estaciones remotas de armas que permiten a los militares birmanos emplazar ametralladoras pesadas y cañones de 30 mm en el interior de la embarcación.

De acuerdo con el medio israelí, la venta de estas naves forma parte de acuerdos de armas de decenas de millones de dólares que han sido firmados entre la parte israelí y la birmana. Israel tiene previsto vender hasta cuatro de estas lanchas al Ejército de Myanmar.

El régimen de Tel Aviv tiene un largo historial de venta de armas a fuerzas que han perpetrado masacres, como las dictaduras militares de Chile, Argentina y el apartheid sudafricano, entre otros.

Respondiendo a una apelación del ministerio de asuntos militares israelí, en la que aseveró que ninguna corte debía interferir en sus negocios, el tribunal supremo de Israel anunció en septiembre que mantiene en secreto el veredicto de un caso presentado por activistas de derechos humanos que denunciaron a dicho régimen por comerciar armas con el país surasiático.

Mientras Israel se niega a detener la venta de armas a la junta militar de Myanmar, los últimos informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncian las masacres del Gobierno birmano contra los rohingyas, así como la violación sistemática y la expulsión que azotan esta población.

tmv/ctl/snr/rba