• Miembros de la familia real saudí en una recepción ofrecida por el Gobierno en el palacio en Riad, la capital.
Publicada: sábado, 6 de enero de 2018 14:13
Actualizada: sábado, 6 de enero de 2018 15:04

Las autoridades de Arabia Saudí han detenido este sábado a 11 príncipes por congregarse en el palacio real en Riad, la capital del país, en una rara protesta contra las medidas de austeridad del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud.

Según el portal Sabq, los príncipes fueron arrestados después de negarse a abandonar el lugar y de que se enviara un batallón de elite “para intervenir”. De momento los manifestantes miembros de la familia real se encuentran detenidos en la cárcel Al-Hair a espera de juicio.

Las fuentes explican que los príncipes exigían que se derogara la orden del rey saudí que obliga a los miembros reales a pagar sus facturas de agua y electricidad. También reclamaban compensaciones monetarias por la ejecución de su primo, indica Sabq.

“Todos son iguales ante la ley y cualquiera que no cumpla las leyes y normas es responsable, sin importar quién sea”, se dice en el portal.

El país ribereño del Golfo Pérsico vive una época de austeridad debido a la reducción de sus ingresos públicos desde el 2014, cuando cayeron los precios del crudo, ya que el petróleo es la principal fuente de riqueza de Arabia Saudí.

Todos son iguales ante la ley y cualquiera que no cumpla las leyes y normas es responsable, sin importar quién sea”, publica el portal Sabq.

 

Para hacer frente a la crisis, Riad, el mayor exportador del petróleo del mundo, ha introducido una serie de reformas que incluyen recorte de subsidios e impuestos por el valor añadido, entre otras.

Arabia Saudí detuvo en 2017 a más de 200 miembros de la familia real en una ofensiva contra la “corrupción”. Aunque habría que señalar que la medida también ha fortalecido el poder del príncipe heredero Mohamad bin Salman.

Existen fundadas sospechas de que la purga de Bin Salman es parte de una amplia estrategia con el fin de recaudar fondos para la agotada tesorería del país, arruinada por el bajo precio del petróleo y asentar su posición como heredero. 

El arresto de príncipes es, según los expertos, una nueva forma de gobernar en el país árabe. “Esto es una revolución. Todo es susceptible”, ha advertido recientemente un ministro saudí bajo condición de anonimato.

alg/rba/nii/

Commentarios