• Patrick Chinamasa, portavoz del partido gobernante de Zimbabue, habla durante una sesión parlamentaria, 21 de noviembre de 2017.
Publicada: martes, 28 de julio de 2020 14:29
Actualizada: martes, 28 de julio de 2020 17:23

El partido gobernante de Zimbabue llama al embajador de Estados Unidos en el país africano “gánster” y lo acusa de financiar al sector de la oposición.

Según ha publicado este martes la cadena estadounidense Voz de América (VOA), el portavoz de la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF, por sus siglas en inglés), Patrick Chinamasa, aseveró el lunes a los periodistas que el embajador de EE.UU. en Harare (la capital de Zimbabue), Brian Nichols, está involucrado en actividades subversivas para derrocar al Gobierno del presidente Emmerson Mnangagwa.

Él continúa participando en actos destinados a socavar esta República y si lo hace, si continúa participando en alentar movilizaciones, financiar disturbios, coordinar la violencia y entrenar a insurgentes, nuestro liderazgo no dudará en ordenarle que se marche”, advirtió Chinamasa.

El vocero adujo que los diplomáticos no deberían comportarse como gánsteres y agregó que “Brian Nichols es un gánster”.

 

La embajada de Estados Unidos en Harare no ha respondido a los comentarios de ZANU-PF.

Las tensiones políticas entre el país africano y el norteamericano han aumentado en las últimas semanas. En junio, el Gobierno zimbabuense convocó a Nichols después de que el asesor estadounidense de Seguridad Nacional, Robert O'Brien, citara a Zimbabue entre los países “adversarios” que se aprovechan de las protestas surgidas en EE.UU. tras la muerte del afroamericano George Floyd para interferir en los asuntos internos de Washington.

“Cualquiera que haya visto la génesis de los recientes acontecimientos, desde la trágica muerte de Floyd hasta las protestas posteriores, se dará cuenta de que cualquier acusación sobre la participación de Zimbabue, en cualquier etapa, es una farsa”, respondió entonces el Gobierno zimbabuense.

En 2001, EE.UU. impuso sanciones financieras y restricciones de viaje a 85 funcionarios del Gobierno de Zimbabue, incluidos Mnangagwa y algunos otros miembros del partido gobernante, así como al difunto presidente Robert Mugabe.

Las sanciones siguen vigentes a pesar de la renuncia de Mugabe en 2017 y la asunción de la Presidencia del país de Mnangagwa al año siguiente.

msm/anz/mkh/rba