• Efectivos estadounidenses en la base aérea de Bagram, este de Afganistán.
Publicada: lunes, 27 de marzo de 2017 7:44

La OTAN requiere otros 5000 soldados extranjeros para acabar con la crisis que azota Afganistán, recalcó un alto mando militar de EE.UU.

“Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) necesitan 5000 soldados adicionales en Afganistán para romper el estancamiento entre las fuerzas afganas y los grupos armados”, afirmó el general John Nicholson, el comandante de las fuerzas estadounidenses en el país asiático.

En declaraciones citadas el domingo por el diario local New York Post, Nicholson aseguró que EE.UU. no se puede ir de Afganistán, ya que, según indicó, es el lugar donde comenzó la primera guerra contra el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) necesitan 5000 soldados adicionales en Afganistán para romper el estancamiento entre las fuerzas afganas y los grupos armados”, afirmó el general John Nicholson, el comandante las fuerzas estadounidenses en el país asiático.

El titular estadounidense declaró que el Gobierno afgano sólo controla “alrededor del 62 por ciento de la población y casi un 57 por ciento del territorio nacional”.

El rotativo añadió que Nicholson pedirá a la OTAN la cantidad mencionada de fuerzas adicionales en una reunión que está programada celebrarse en mayo próximo. La iniciativa cuenta con el respaldo del secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, y del asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster.

 

En 2001, Washington y sus aliados invadieron Afganistán dentro de su llamada “guerra contra el terrorismo”. La ofensiva apartó del poder a los talibanes, pero la inseguridad sigue dominando gran parte del territorio afgano, pese a la presencia de miles de soldados extranjeros, en concreto —8400 efectivos estadounidenses y 5000 soldados de otros países de la OTAN —.

Más de 15 años de presencia militar extranjera tampoco ha podido suprimir el nuevo brote de terrorismo en Afganistán, a donde han llegado miles de integrantes del grupo ultraviolento EIIL (Daesh, en árabe).

El nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, después de su investidura el pasado 20 de enero, dijo en una conversación telefónica con militares desplegados en la base aérea estadounidense de Bagram (este de Afganistán) que su presencia en el país centroasiático continuará.

msm/ctl/msf

Comentarios