• Un ataque misilistico de las fuerzas yemeníes contra posiciones saudíes en la región de Asir.
Publicada: martes, 9 de febrero de 2016 6:17

Las fuerzas yemeníes mataron a siete mercenarios extranjeros que prestaban servicio a la empresa estadounidense militar Blackwater en la provincia de Taiz, en el suroeste de Yemen.

Al menos siete combatientes de Blackwater perdieron la vida el lunes en un ataque con misil Tochka lanzado por las fuerzas yemeníes contra una base militar de los mercenarios saudíes en la localidad de Al-Omeri, en Taiz”, informó el lunes la agencia local Saba News, que cita a fuentes fidedignas militares.

Al menos siete combatientes de Blackwater perdieron la vida el lunes en un ataque con misil Tochka lanzado por las fuerzas yemeníes  contra una base militar de los mercenarios saudíes en la localidad de Al-Omeri, en Taiz”, informó la agencia local Saba News

Entre los abatidos se encuentran dos combatientes colombianos, dos ucranianos, un venezolano, un chileno, y otro australiano, añadió la fuente. También, el lanzamiento del misil causó destrucciones en la base militar.

Además, precisó que tras el ataque las tropas yemeníes se hicieron con el control de las montañas estratégicas de Al-Omeri, y destruyeron varios coches blindados pertenecientes a los saudíes y los mercenarios extranjeros.

El pasado 31 de enero, las fuerzas yemeníes acabaron con la vida de un comandante estadounidense de Blackwater, en la provincia de Lahij, en el suroeste del país.

En otro ataque similar en la misma localidad, las fuerzas yemeníes destruyeron cinco vehículos militares en la zona de Dhubab y la localidad de Al-Omeri en Taiz.

Asimismo, en respuesta a las incesantes violaciones saudíes, los combatientes del movimiento popular yemení Ansarolá atacaron con misiles el puesto militar saudí Al-Halay, en la región de Asir, en el sur de Arabia Saudí.

En marzo de 2015, Arabia Saudí emprendió una agresión militar contra Yemen, sin el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero con luz verde de Estados Unidos, en un intento por eliminar de la esfera política al movimiento popular Ansarolá y restaurar en el poder a Abdu Rabu Mansur Hadi, fiel aliado de Riad.

Conforme a las últimas estadísticas de las Naciones Unidas, esta guerra ya ha dejado más de 32.000 víctimas, entre muertos y heridos, en su mayoría civiles.

mkh/rha/msf

Comentarios