• Por primera vez en su historia, Pekín declara alerta roja por contaminación.
Publicada: martes, 8 de diciembre de 2015 5:40

En China, las autoridades de Pekín emitieron por primera vez el lunes una alerta roja por contaminación, en previsión de una espesa niebla de partículas finas que se abatirá sobre la ciudad.

Desde este martes por la mañana funcionará en Pekín (capital) para los coches privados un sistema de circulación alternada, y el 30 % de los vehículos gubernamentales se quedarán en el garaje.

La gente deberá hacer todo lo posible por reducir sus actividades en el exterior", dijo la Oficina de Protección Medioambiental de China.

También se pararán las fábricas más contaminantes y las obras de construcción, anunció la Oficina de Protección Medioambiental.

Estarán igualmente prohibidos los fuegos artificiales y las barbacoas, como parte de un paquete excepcional de medidas previsto hasta este jueves.

"La gente deberá hacer todo lo posible por reducir sus actividades en el exterior", dijo la oficina. Y en ese caso, se recomienda "llevar mascarilla o tomar otras medidas de protección".

También se insta a las guarderías y a las escuelas primarias y de secundaria a cerrar sus puertas, aunque no será obligatorio.

Hace una semana, la capital se vio envuelta en una espesa niebla contaminante. La polución atmosférica alcanzó entonces una densidad de 634 partículas finas por metro cúbico de aire, veinticinco veces el tope fijado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Dichas partículas penetran en los pulmones, por lo que alrededor de 1,6 millones de personas en China mueren cada año por enfermedades cardiovasculares, pulmonares y derrames cerebrales.

El episodio coincidió además con la conferencia sobre el cambio climático COP21 que se lleva a cabo en estos días en París, Francia, donde Pekín ha prometido actuar contra las emisiones de gases de efecto invernadero, de las que es el mayor causante.

Pekín envuelta en una espesa niebla contaminante.

 

Las emisiones chinas se deben en buena medida a la quema de carbón para la obtención de energía, un fenómeno al que contribuyen las bajas temperaturas invernales.

China emitió casi el doble de dióxido de carbono que Estados Unidos en 2013, y 2,5 veces más que la Unión Europea (UE) en su conjunto.

El Gobierno chino ha prometido que las emisiones alcanzarán su máximo alrededor de 2030, y a partir de ahí decaerán.

mah/ktg/mrk

Comentarios