• Refugiados en el campamento conocido como La Jungla de Calais, en el norte de Francia, 5 de noviembre de 2015.
Publicada: sábado, 6 de febrero de 2016 15:07
Actualizada: sábado, 6 de febrero de 2016 15:31

ACNUR expresó el viernes su preocupación por los más de 6500 refugiados que viven en los campamentos de Calais y Grande-Synthe, ambos en la región Norte-Paso de Calais, ubicada en el norte de Francia.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indicó que los inmigrantes, ya en condiciones muy duras, se enfrentan ahora a los agravios del frío invierno además de referirse a la situación de los cientos de niños, muchos de ellos viajando solos, que llegan a estos campamentos, necesitados tanto de refugio como de protección adecuada, algo que se ve seriamente limitado por la escasez de instalaciones para atender a este tipo de necesidades específicas.

"ACNUR está preocupada, concretamente, por las condiciones de vida de los niños y, en particular, los que llegan sin estar acompañados y separados", afirmó el portavoz de ACNUR, William Spindler.

Según los cálculos de la Oficina Europea de Policía (Europol), al menos 10 000 niños refugiados no acompañados han desaparecido después de llegar a Europa.

"ACNUR está preocupada, concretamente, por las condiciones de vida de los niños y, en particular, los que llegan sin estar acompañados y separados", afirmó el portavoz de ACNUR, William Spindler, ante la prensa en Ginebra (Suiza). "Agradeceríamos el establecimiento de zonas de recepción de emergencia adicionales", añadió.

Unas 4000 personas malviven en el campamento conocido como 'La Jungla' de Calais con la esperanza de cruzar el Canal de la Mancha hacia el Reino Unido, mientras otras 2500 lo hacen en el campamento de Grande-Synthe, en el distrito de Dunkerque.

Spindler subrayó la urgente necesidad de explorar varias opciones para simplificar los procedimientos de protección para los niños, principalmente para aquellos con familiares en otros estados miembros de la Unión Europea (UE).

El portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), William Spindler.

 

No obstante, aplaudió los pasos que sí han dado las autoridades francesas para suministrar asistencia de emergencias a los refugiados e inmigrantes que viven en estos dos campamentos y para dirigirse a sus necesidades humanitarias.

Entre estas medidas a las que se refirió el portavoz de ACNUR están la decisión de establecer centros de acogida provisionales (CAP) en Calais, dirigidos por 'La Vie Active', y la de organizar la reubicación de refugiados voluntaria en centros de acogida y orientación (CAO) por todo el país. Estos centros proveen de recepción de emergencia para aquellos que estén dispuestos a hacer uso de ella, independientemente de si han o no han solicitado asilo.

Hasta primeros de febrero, más de 700 personas se albergaron en el CAP de Calais y 2431 escogieron ir a uno de los 92 CAOs desde que arrancó esta iniciativa en octubre de 2015.

mah/nii/