• Un grupo de turistas extranjeros camina por las calles de la capitalina ciudad de Teherán, Irán, con tranquilidad.
Publicada: jueves, 29 de diciembre de 2016 10:40
Actualizada: jueves, 29 de diciembre de 2016 15:13

La directora de un instituto estadounidense ve a Irán como un país seguro para las diferentes religiones y refuta que el país persa se encuentre retrasado.

En un artículo publicado por el diario Huffington Post, la directora del consejo de iraníes residente en Estados Unidos, Stephanie Lester, explica la experiencia de su viaje a Irán y cuestiona las alegaciones infundadas por algunos medios de comunicación estadounidenses sobre el país persa.

“Los estadounidenses prefieren ver a Irán como un país retrasado, sumergido en el extremismo y en contra de la modernización”, indica Lester para asegurar que la experiencia de su viaje al país persa le ha demostrado todo lo contrario.

Los estadounidenses prefieren ver a Irán como un país retrasado, sumergido en el extremismo y en contra de la modernización”, indica la directora del consejo de iraníes residente en Estados Unidos, Stephanie Lester.

Ella que se presenta como una mujer estadounidense de origen judío, señala que viajó sola a Irán donde permaneció 10 días y durante su estancia se percató de realidades que nunca había oído sobre el país persa.

Muy contrario a lo que dicen los medios de comunicación estadounidenses “Irán es un país seguro, bello y con gente muy hospitalaria, en especial con los turistas estadounidenses”, recalca.

Según Lester antes de viajar al país persa tuvo que convencer a toda su familia y amigos de que Irán era un país seguro donde no operaba el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). “Después de volver a EE.UU. tuve que convencer a los servicios de seguridad nacional estadounidenses, en un interrogatorio de 2 horas, de que no era simpatizante del grupo terrorista”, comenta.

A su juicio la propaganda negativa de los medios de comunicación influye muchísimo en la opinión pública y de las autoridades estadounidenses hacia Irán y los iraníes y les convierte en enemigos irreconciliables.

“Admito que la realidad ha sido tergiversada en cuanto a Irán, pero tengo que decir que los iraníes son muy hospitalarios con los turistas estadounidenses. Además Irán es un país muy seguro para viajar. La mayoría de las mujeres iraníes tiene estudios universitarios, trabaja en cargos importantes, tiene derecho al voto y a conducir”, detalla.

En otro punto, se refiere a la diversidad religiosa en Irán y se muestra sorprendida de que todas las religiones vivan en armonía y paz en el país persa. Irán tiene el mayor numero de judíos residentes fuera de los territorios ocupados palestinos.

En Irán “existen numerosas sinagogas activas donde acudí y pregunte a los fieles sobre las limitaciones que tenían y para sorpresa mía, me contestaron que ‘de ninguna manera’ que hasta la Constitución permitía su representación en el Parlamento”, subraya.

Por último, Lester pide ser realista respecto a Irán y los iraníes y allanar el terreno para la reconciliación de las generaciones de EE.UU. e Irán en el futuro. “La idea de que Irán es un enemigo irreconciliable del pueblo estadounidenses es una idea totalmente errónea”, concluye.

mep/rha/snz/msf

Comentarios