• Baterías de sistema ruso de misiles antibalísticos S-500 Prometey, conocido como 55R6M “Triumfator-M”, durante unas maniobras militares.
Publicada: sábado, 1 de agosto de 2020 6:37
Actualizada: sábado, 1 de agosto de 2020 8:59

Rusia refuta los intentos de EE.UU. de querer desacreditarle sin ningún escrúpulo atribuyéndole planes agresivos en torno a su programa de defensa antimisiles.

Washington está haciendo intentos sin escrúpulos para acusar a Rusia de intenciones agresivas y peligrosas en el ámbito de su programa de la defensa antimisiles”, señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en un comunicado emitido el viernes.

En su misiva, la Cancillería dice haber tomado nota de un artículo publicado en el sitio web del Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono), en el cual se alega que el programa de la defensa antiaérea rusa se está convirtiendo en un elemento de gran rivalidad en materia de seguridad para Estados Unidos.

 “Citando a un funcionario del Pentágono no identificado, el artículo afirma que Rusia y China están desarrollando varios sistemas de defensa antimisiles cada vez más sofisticados en el contexto de rivalidad con EE.UU. Como se desprende del texto, el Ejército de Estados Unidos ve esto como una amenaza”, recoge el texto ministerial.

 

El Kremlin interpreta esta publicación como parte de una campaña de desinformación dirigida por EE.UU. que busca desacreditar a Rusia, denuncia la nota, para luego recalcar que en realidad Washington, con su estrategia de atribuirle a Moscú algunos planes agresivos y peligrosos de su programa de defensa antimisiles, “está tratando de justificar sus propios y costosos programas a gran escala para crear y modernizar armas y planes con vistas a aumentar su presencia militar en todo el mundo”.

El comunicado agrega asimismo que el Pentágono estaba utilizando la retórica de la gran rivalidad de poder en un intento de corroborar las medidas de EE.UU. destinadas a ganar superioridad militar en detrimento de la seguridad de otros Estados.

El Ejército estadounidense ha estado desplegando su infraestructura estratégica de defensa antimisiles no solo en su territorio, sino también en todo el mundo, lo que lo convierte en un sistema global en sí mismo, apuntó el texto diplomático.

“Washington también está pensando en desarrollar el segmento espacial de su sistema de defensa antimisiles, de hecho, planea desplegar armas de ataque en el espacio exterior. Además, en el contexto de la defensa antimisiles a nivel doctrinal, el Pentágono ha dejado abierta la posibilidad de realizar ataques preventivos de ‘desarme’ contra otros países para destruir misiles antes de su lanzamiento, una medida que los estadounidenses lo vienen tratando como una acción defensiva”, subraya el documento de la Cartera de Exteriores rusa.

En otra parte del texto, se señala que la arquitectura de defensa antimisiles de EE.UU. que se expande activamente “está cambiando el equilibrio estratégico de las fuerzas en la esfera de las armas ofensivas, crea importantes riesgos adicionales de inestabilidad global y contribuye a formar condiciones peligrosas para intensificar una carrera de armas nucleares y espaciales”.

Rusia ha expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el esfuerzo unilateral y sin restricciones de EE.UU. para crear un sistema global de defensa antimisiles, enfatizó el escrito de la Cancillería del país euroasiático.

 

Después de que EE.UU. se retiró del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés), Rusia ha presentado más de una vez iniciativas diseñadas para eliminar cualquier suspicacia al respecto y establecer una cooperación en la esfera antimisiles, indica el texto añadiendo que Washington y sus aliados se han negado a avanzar en esta dirección y están reacios a tener en cuenta los intereses de Moscú.

“Por lo tanto, el deseo de trasladarnos la responsabilidad por la situación creada por EE.UU. es al menos indecoroso”, resaltó la nota, y reiteró que Moscú insta a Washington a tomar una posición responsable y a analizar de manera crítica sus planes de defensa antimisiles, que, si se implementan, no serán beneficiosos para la seguridad de Estados Unidos o sus aliados”.

Por último, el Kremlin recomienda a la Casa Blanca “abandonar estas tácticas de trasladar la responsabilidad a otros, que es un comportamiento indigno de una gran potencia, para desviar la atención de los estadounidenses y de toda la comunidad internacional de sus propias acciones de tratar de aumentar las tensiones y romper el sistema de estabilidad global”.

krd/ktg/fmk/msf