• El presidente de Irán, Hasan Rohani, observa los avances en materia nuclear en el Día Nacional de la Tecnología Nuclear.
Publicada: martes, 19 de noviembre de 2019 19:01
Actualizada: miércoles, 20 de noviembre de 2019 10:27

Rusia, e incluso Francia, aliado de EE.UU., elevan la voz contra Washington por su decisión de reactivar sanciones contra la central nuclear de Fordo en Irán.

“Semejante decisión es un nuevo ejemplo de la violación flagrante de los compromisos internacionales por parte de EE.UU., así como de su actitud irresponsable ante los acuerdos logrados y las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU)”, ha denunciado este martes, en un comunicado, la Cancillería rusa. 

La Cartera rusa ha aseverado que Washington “no solo se siente libre de infringir abiertamente” esos pactos, sino que, además, “trata de impedir” que los demás países implementen los convenios alcanzados.

Pese a las medidas de EE.UU., el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores ha reiterado que Moscú continúa su estrecha cooperación con Irán en la central de Fordo.

Por su parte, Francia ha condenado esta medida de Washington, que obstaculiza los proyectos con usos civiles.

Semejante decisión es un nuevo ejemplo de la violación flagrante de los compromisos internacionales por parte de EE.UU., así como de su actitud irresponsable ante los acuerdos logrados y las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU)”, ha denunciado, en un comunicado, la Cancillería rusa en repudio a la decisión de Washington de reactivar las sanciones contra la central nuclear de Fordo en Irán.

“Lamentamos la decisión de Estados Unidos, siguiendo la reanudación del enriquecimiento de Irán en la planta de Fordo, de terminar una exención que facilitaría la implementación de proyectos civiles en esta planta”, ha indicado la portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, Agnes von der Muhll, a la prensa en una sesión informativa diaria.

El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, anunció el lunes la decisión de EE.UU. de cancelar una de las tres exenciones —a las sanciones impuestas tras su salida del acuerdo nuclear— que permiten a las empresas extranjeras trabajar con el programa nuclear civil y pacífico de Irán sin penalizaciones por parte de Washington.

LEER MÁS: EEUU planea revocar exención de sanciones a central iraní de Fordo

Las exenciones, que además de Fordo, se extienden a las plantas nucleares de Arak (centro) y Bushehr (sur), forman parte de los últimos componentes del acuerdo nuclear de 2015, del que la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, se retiró de manera unilateral en mayo de 2018.

Esta decisión se produce después de que Teherán trasladara el 6 de noviembre un cilindro de 2000 kilogramos de gas UF6 (hexafluoruro de uranio) a Fordo y retomara sus actividades de enriquecimiento de uranio bajo las inspecciones de representantes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

LEER MÁS: Capacidad de enriquecimiento de uranio de Irán alcanza los 8660 SWU

La medida del país persa se produjo en el marco del cuarto paso de Irán en reducir sus compromisos nucleares con el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) —nombre oficial del pacto nuclear— debido a que las otras partes no cumplen con sus obligaciones y en un intento por devolver el equilibrio al acuerdo.

tmv/anz/rba

Comentarios