• El presidente de Irán, Hasan Rohani (dcha.), y el canciller belga, Didier Reynders, se estrechan la mano durante una visita en Teherán, capital persa. 9 de noviembre de 2015
Publicada: lunes, 9 de noviembre de 2015 11:29

El presidente de Irán, Hasan Rohani, reitera el compromiso de Teherán con el reciente acuerdo nuclear alcanzado con el Grupo 5+1, y dice que su implementación podría restaurar la confianza entre las partes.

“La República Islámica de Irán está comprometida con su parte del acuerdo, siempre y cuando la contraparte también lo respete. De ser implementado el acuerdo de manera correcta, sin duda creará una base sólida para la confianza mutua”, ha subrayado este lunes el mandatario persa.

“La República Islámica de Irán está comprometida con su parte del acuerdo, siempre y cuando la contraparte también lo respete. De ser implementado el acuerdo de manera correcta, sin duda creará una base sólida para la confianza mutua”, ha subrayado el presidente de Irán, Hasan Rohani.

El pasado 14 de julio, Irán y el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) concluyeron los diálogos sobre el programa de energía nuclear iraní y suscribieron el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

El 18 de octubre, los presidentes de Irán y de Estados Unidos, Hasan Rohani y Barack Obama, respectivamente, ordenaron la implementación del JCPOA. 

Rohani, que ha recibido al canciller belga, Didier Reynders, en el palacio presidencial en Teherán, la capital persa, ha dicho que su país, gracia a su destacada situación “geopolítica y geoeconómica” en la región, puede convertirse en centro de la organización y la promoción de las relaciones económicas entre la Unión Europea (UE) y toda la región del Oriente Medio.

El presidente iraní, Hasan Rohani (6º de derecha), ha recibido al canciller belga, Didier Reynders, y a su delegación de alto rango en el palacio presidencial. 9 de noviembre de 2015

 

Irán y el bloque comunitario, ha agregado, pueden reforzar, además, las cooperaciones en la lucha contra el terrorismo: un flagelo que, aunque azota actualmente la región del Oriente Medio y el norte de África, amenaza con extenderse por otros puntos del planeta.

“El extremismo, la violencia y el terrorismo son un problema mundial, y es perentorio que todos los países prioricen la lucha contra esa lacra”, aduce Rohani.

El jefe de la Diplomacia belga, a su vez, ha expresado el gran interés de su país en potenciar las cooperaciones con Irán, sobre todo, en el sector energético y económico.

Reynders ha expresado también la abierta disposición de su país para cooperar con la República Islámica en la producción de la energía nuclear con fines pacíficos, particularmente en medicina, diagnóstico y lucha contra las enfermedades como el cáncer.

En cuanto al terrorismo, cuya amenaza ya toca las puertas de Europa, el diplomático belga ha insistido en un combate serio y colectivo.

ftm/nii/

Comentarios