• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, en una conferencia de prensa en Teherán, 30 de marzo de 2021. (Foto: Fars News)
Publicada: domingo, 25 de abril de 2021 14:21

Canciller iraní reitera que las sanciones unilaterales y el “terrorismo médico” de EE.UU. han obstaculizado los esfuerzos para vacunación global contra COVID-19.

En un mensaje publicado este domingo en su cuenta en Twitter, Mohamad Yavad Zarif ha pedido “una respuesta global de vacunación” para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, que ha arrebatado la vida a más de 3 millones de personas en todo el mundo.

No obstante, los esfuerzos globales de vacunación, ha agregado Zarif, se han visto restringidos, “ya sea debido a las sanciones y al terrorismo médico [de EE.UU.] contra los iraníes, o por la malicia [del régimen israelí] hacia los palestinos”.

El jefe de la Diplomacia iraní ha recalcado que EE.UU. “tiene un excedente de vacunas”, denunciando que la acumulación de vacunas en algunos países resulta en el “asesinato en masa” de los habitantes de otros Estados.

La República Islámica ha denunciado en reiteradas ocasiones que las sanciones ilegales y unilaterales de EE.UU. han bloqueado el acceso del país persa a suministros médicos cruciales durante la pandemia.

En este sentido, el presidente de Irán, Hasan Rohani, afirmó a principios de abril que Washington había bloqueado el acceso de Teherán a 10 millones de dosis de una vacuna contra el coronavirus al presionar a las empresas que estaban transfiriendo los viales del fármaco al país persa.

Las autoridades iraníes recalcan que las medidas coercitivas, especialmente en medio de esta pandemia global, constituyen un “genocidio dirigido deliberadamente contra la gente común y las personas más vulnerables”, por lo que piden a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que haga los esfuerzos necesarios para vencer estas medidas unilaterales.

Acaparamiento de vacunas intensifica la crisis

Asimismo, estas medidas no se limitan al caso de las sanciones, sino que, como asevera un informe publicado en febrero por la agencia británica de noticias Reuters, los países ricos, entre los que se incluyen EE.UU., los miembros de la Unión Europea (UE), el Reino Unido, Australia, Canadá y Japón, han acumulado más de 1000 millones de dosis de la vacuna de las que realmente necesitan, agudizando la crisis sanitaria en las naciones pobres.

El reporte indica, de igual modo, que los países ricos, como EE.UU. y el Reino Unido, deberían compartir el exceso de dosis para “potenciar” una respuesta global a la pandemia.

En medio de las crecientes denuncias mundiales, la Cámara de Comercio de EE.UU., una poderosa entidad comercial, también pidió el viernes a la Administración del presidente norteamericano, Joe Biden, que libere millones de dosis almacenadas de la vacuna AstraZeneca para su envío a La India, Brasil y otros países gravemente afectados por la pandemia.

tmv/anz/tqi/mrg