• Soldados estadounidenses en una base en Qayara, a unos 50 kilómetros al sur de Mosul, Irak, 9 de noviembre de 2016. (Foto: AP)
Publicada: sábado, 6 de marzo de 2021 18:38

El presidente de Irán advierte de que la presencia militar de EE.UU. en Irak provoca inestabilidad, y asegura que su retirada restaurará la paz en toda la región.

Estados Unidos, siempre, ha provocado caos en la región (de Asia Occidental), así que la implementación de la ley aprobada por el Parlamento iraquí sobre la retirada de tropas extranjeras de Irak puede contribuir a la restauración de la paz y la estabilidad, tanto en este país como en toda la zona”, ha dicho este sábado Hasan Rohani, en conversación telefónica con el primer ministro iraquí, Mustafa al-Kazemi.

El mandatario ha considerado importante la seguridad del país árabe para Irán y ha rechazado cualquier injerencia extranjera en sus asuntos internos.

De acuerdo con Rohani, los problemas regionales se deben resolver dentro de la región sin injerencia extranjera alguna, al tiempo que ha expresado la disposición de Teherán para impulsar la cooperación con los países de la zona en aras de preservar la paz y la seguridad.

 

En cuanto a los miles de millones de dólares de activos iraníes bloqueados en bancos iraquíes, debido a las sanciones de Estados Unidos, el jefe del Gobierno de Teherán ha instado a Bagdad a descongelarlos cuanto antes.

Ambos titulares han aprovechado la conversación para saludar el desarrollo de las cooperaciones entre Teherán y Bagdad, a la vez que han abogado por acelerar proyectos conjuntos, como la construcción del ferrocarril que conectará la ciudad iraní de Shalamche con la iraquí de Basora.

El premier Al-Kazemi, por su parte, ha agradecido los aportes de Irán en el restablecimiento de la seguridad y la estabilidad en su país, mientras ha considerado como “ilegales y crueles” las sanciones unilaterales impuestas por EE.UU. a Teherán. En esta línea, ha prometido no escatimar esfuerzos para hacer que se levante el embargo.

La presencia de tropas extranjeras en Irak, lideradas por Estados Unidos, ha sido constante blanco de críticas, que no han hecho sino aumentar después del asesinato en enero de 2020 del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, en un ataque estadounidense.

EE.UU., sin embargo, no solo ha desoído los llamados a retirarse, sino que, según algunos informes, está impulsando planes encubiertos para revitalizar el grupo terrorista Daesh y justificar su presencia en la región.

ftm/ybm/fmk/hnb