• Vista general del daño en el lugar de la explosión en el área portuaria de Beirut, capital de El Líbano, 6 de agosto de 2020.
Publicada: jueves, 6 de agosto de 2020 18:22

Un alto funcionario de Irán asevera que las detonaciones en El Líbano fueron muy similar a los complots de EE.UU. e Israel contra la subsistencia de los libaneses.

La explosión sin precedentes en Beirut es muy sospechosa y coincide con las políticas de Estados Unidos e Israel en los últimos años”, ha señalado el secretario del Consejo de Discernimiento del Sistema de Irán, Mohsen Rezai, en una nota emitida este jueves en su página en Instagram.

En su breve análisis, ha indicado que se puede ver el incidente como una guerra económica reemplazada con otra militar, una estrategia que amenaza la subsistencia de un pueblo en lugar de usar bombas atómicas.

Entonces, se puede considerar esta política de EE.UU. e Israel como una Hiroshima de subsistencia o Hiroshima de trigo; porque (…) lo más amenazado y dañado es la cuestión de la manutención, un requisito previo para aumentar las presiones contra el pueblo”, ha aducido.

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, apostilla el titular iraní, ha llegado a esta conclusión que la bomba atómica y otros dispositivos militares ya no funcionan, pues ha priorizado la guerra económica en su política contra otras naciones.

En este sentido, ha recurrido en los últimos meses a rebajar drásticamente el valor de la lira libanesa ante el dólar estadunidense para reducir el poder de la compra de los libaneses, ha agregado.

La potente explosión del martes ha dejado hasta el momento un saldo de 137 muertos y más de 5000 heridos, según indican los últimos informes oficiales.

Asimismo, cerca de 300 000 personas han sido desplazados en Beirut después de los estallidos en la zona portuaria, según el gobernador de la capital libanesa, Marwan Abud, quien describió el siniestro como “un desastre nacional parecido a Hiroshima”.

Abud estimó el miércoles que los daños materiales causados por el trágico incidente rondan los 10 000 o 15 000 millones de dólares. La explosión de Beirut también dañó severamente las reservas de alimentos y del trigo.

Aún no está claro cuál fue el origen de la explosión, que parece haber sido provocada por una chispa en un almacén de petardos y la explosión de un almacén donde se guardaban casi tres toneladas de nitrato de amonio.

msm/rha/fmk/rba