• El jefe del Poder Judicial de Irán, el ayatolá Sadeq Amoli Lariyani.
Publicada: lunes, 28 de enero de 2019 15:22
Actualizada: lunes, 28 de enero de 2019 17:38

El jefe del Poder Judicial de Irán dice que el objetivo de EE.UU. para financiar un golpe de Estado en Venezuela es saquear los recursos naturales de este país.

“Lo sucedido en Venezuela en el marco de un golpe de Estado no ha sido nada nuevo, pero lo más sorprendente es la injerencia del Occidente en los asuntos internos de un país mientras se proclama defensor de la democracia y los derechos humanos”, ha cuestionado hoy lunes el ayatolá Sadeq Amoli Lariyani.

Al impulsar golpes de Estado, ha agregado el alto cargo persa, “Estados Unidos persigue dos objetivos: saquear recursos naturales de los Estados y demostrar su fuerza, haciendo creer que los Gobiernos populares no pueden sobrevivir” sin el apoyo del Occidente.

La autoridad judicial iraní ha contado que Venezuela no es la única víctima de los planes desestabilizadores de EE.UU., y ha recordado cómo la intervención estadounidense en la prolongada guerra lanzada por Arabia Saudí ha generado una catástrofe en Yemen, donde miles de personas sufren de hambre extrema. “Pero esto no le importa (al Occidente), ya que, a su juicio, los derechos humanos sólo pertenecen a los ciudadanos de Europa y EE.UU.”, ha criticado.

El jefe del Poder Judicial iraní ha asegurado, no obstante, que la época de los golpes de Estado ya ha terminado y que ya no se puede derrocar a un gobierno popular provocando disturbios en las calles.

Lo sucedido en Venezuela en el marco de un golpe de Estado no ha sido nada nuevo, pero lo más sorprendente es la injerencia del Occidente en los asuntos internos de un país mientras se proclama defensor de la democracia y los derechos humanos”, ha cuestionado el jefe del Poder Judicial de Irán, el ayatolá Sadeq Amoli Lariyani.

 

Las declaraciones del responsable persa se producen después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociera el pasado 23 de enero a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional —de mayoría opositora y declarada en desacato en 2016—, como presidente interino de Venezuela, y prometiera apartar del poder al actual presidente, Nicolás Maduro.

Caracas, en respuesta, rompió relaciones políticas y diplomáticas con Washington tras denunciar que se estaba orquestando un “golpe de Estado” contra Venezuela desde Estados Unidos.

Pese al respaldo de EE.UU. y de sus aliados en la región a Guaidó; Bolivia, Cuba, México, Nicaragua, Rusia, Irán, China y Siria, entre otros, han reconocido el Gobierno “legítimo de Maduro”, que comenzó el 10 de enero tras haber ganado las presidenciales de mayo de 2018.

ftm/ctl/myd/rba

Comentarios