• La ceremonia de clausura de la 32ª Conferencia Internacional de Unidad Islámica en Teherán (capital iraní), 26 de noviembre de 218. (Foto: Irna)
Publicada: martes, 27 de noviembre de 2018 0:21
Actualizada: miércoles, 28 de noviembre de 2018 3:33

La causa palestina sigue siendo ‘el tema central e importante’ del mundo islámico, y el régimen israelí, el ‘primer enemigo del mundo islámico’.

Así lo subraya la declaración final de la 32.ª Conferencia Internacional de Unidad Islámica, anunciada este lunes en la clausura del evento, que reunió a más de 300 intelectuales y líderes musulmanes de más de 100 países del mundo en Teherán (capital iraní).

“Los participantes instaron a hacer todo lo posible para contrarrestar al régimen usurpador israelí”, se lee en el texto, que tacha a Israel de una “glándula cancerosa”, creada para desestabilizar la región.

Asimismo, expresaron una vez más su apoyo al pueblo palestino ante los crímenes del régimen israelí y, en particular, llamaron a poner fin al “cruel bloqueo de la Franja de Gaza”.

Los participantes instaron a hacer todo lo posible para contrarrestar al régimen usurpador israelí”, se lee en la declaración final de la 32.ª Conferencia Internacional de Unidad Islámica, celebrada en Teherán (capital iraní).

 

Los asistentes a la 32.ª Conferencia Internacional de Unidad Islámica también rechazaron la construcción de los asentamientos ilegales israelíes y la judaización de la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) y la mezquita de Al-Aqsa.

Los eruditos, destaca el documento, expresaron también su rechazo al “acuerdo del siglo”, propuesto por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para finalizar el conflicto israelo-palestino, y condenaron el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Al-Quds.

Por otra parte, repudiaron cualquier intento de normalizar lazos políticos, comerciales, culturales, etc. con el régimen de Tel Aviv, contra el cual, recordaron, “se debe emplear todas las medidas existentes”.

La declaración final de esta cumbre internacional exige también poner fin de la agresión y bloqueo saudí contra Yemen y resolver la crisis humanitaria en este país por vías diplomáticas.

Solicitaron también las mismas políticas pacificas en otras zonas conflictivas como Nigeria y Baréin, así como la liberación de los líderes opositores, entre ellos el prominente clérigo chií Ibrahim Al-Zakzaky.

bhr/ncl/tqi/hnb

Comentarios