• El responsable de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, presenta un informe al CSNU en Nueva York, 7 de abril de 2017.
Publicada: jueves, 20 de agosto de 2015 5:25
Actualizada: jueves, 19 de octubre de 2017 4:37

El uso de la detención administrativa y la alimentación forzosa de presos palestinos por el régimen israelí contribuyen al empeoramiento de “la ya precaria situación de derechos humanos” en Palestina, denuncia la ONU.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha opuesto en reiteradas ocasiones al “uso de la prolongada detención administrativa” de los palestinos, enfatizó el miércoles el vicesecretario de Naciones Unidas para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha opuesto en reiteradas ocasiones al “uso de la prolongada detención administrativa” de los palestinos, afirma Jeffrey Feltman.

En sus declaraciones durante una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), el diplomático denunció que medidas como esta son “incompatible con los estándares internacionales en materia de los derechos humanos”.

Actualmente hay cerca de 400 palestinos en situación de ‘detención administrativa’, eufemismo que aplica el régimen de Israel para mantener a una persona en prisión durante seis meses extensibles, saltándose la ley, es decir, sin el derecho a que el detenido se someta a un juicio, tenga acceso a un abogado o conozca los cargos que pesan en su contra.

El alto cargo de la ONU además repudió la reciente polémica ley aprobada por el régimen de Tel Aviv de alimentar por la fuerza a los reclusos palestinos en huelga de hambre y los severos castigos de hasta 20 años de cárcel contra los palestinos que arrojen piedra a vehículos militares israelíes.

Por otro lado y en alusión al brutal asesinato de un bebé palestino y su padre en un ataque incendiario el pasado 30 de julio de los colonos israelíes contra su casa en una localidad cerca de la ciudad cisjordana de Nablus, advirtió que es “palpable” el riesgo de una escalada de violencia entre los israelíes y palestinos.

“Estas violencias son posibles por el entorno creado por el resultado de una política de asentamientos ilegales de Israel que se prolonga desde hace décadas”, deploró.

Más de medio millón de israelíes viven en más de 120 asentamientos ilegales construidos desde la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds (Jerusalén) en 1967.

La violencia de estos colonos ya han inquietado a las autoridades del régimen de Tel Aviv. El martes, el líder opositor israelí, Issac Herzog, pidió al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, que evite una eventual tercera Intifada (levantamiento) palestina contra la ocupación tras la reciente escalada de atrocidades israelíes.

mjs/ktg/hnb

Comentarios