• Las fuerzas israelíes interrumpen en la prisión de Ofer para reprimir a los prisioneros palestinos, en de enero de 2019.
Publicada: lunes, 25 de marzo de 2019 7:23

Al menos 15 prisioneros palestinos y dos guardias israelíes han resultado heridos en una agresión de fuerzas de represión israelíes en la prisión de Néguev.

Según el Centro de Información de Palestina, el domingo por la noche se produjeron durante varias horas enfrentamientos violentos en la prisión del desierto del Néguev (en el sur de los territorios ocupados palestinos), convirtiéndose la cárcel en un campo de batalla, hasta el punto de reclamar los guardianes israelíes helicópteros para transportar a los heridos.

El portavoz del Centro de Estudios de los Prisioneros Palestinos (PPCS, por sus siglas en inglés), Riyad al-Ashqar, asevera que el episodio ocurrió durante un traslado de presos de la sección 4 a las secciones 3 y 7, cuando los guardianes agredieron a los prisioneros y los hirieron.

Tras desatarse un enfrentamiento y resultar apuñalados dos guardias, irrumpieron en la prisión unidades especiales israelíes utilizando gas venenoso y balas de goma contra los presos.

Medios israelíes han informado de que 15 presos resultaron heridos, de los que tres se hallan en estado crítico, y de que uno de los carceleros heridos se encuentra en estado muy grave.

 

La prisión de Keziot (en el Néguev) es la instalación penitenciaria más grande de Israel y ha sido escenario de tensiones y protestas crecientes en las últimas semanas, tras aplicarse desde principios de año una serie de medidas de represión contra los presos, además de instalarse dispositivos de interferencia de señales carcinógenos en las cercanías de varias secciones.

El incidente del domingo ha ocurrido una semana después de otro episodio de protestas de presos palestinos en la cárcel de Ramon contra esta última decisión del régimen israelí, que según los encarcelados tiene graves consecuencias para la salud.

Israel mantiene en sus cárceles a más de 7000 prisioneros palestinos, de los cuales unos 500 están en régimen de detención administrativa, que permite encarcelar a palestinos sin cargos ni juicio por periodos de hasta seis meses, prorrogables un número de veces ilimitado.

A pesar de que varias organizaciones de defensa de los derechos humanos han denunciado los malos tratos de los que son víctimas los presos palestinos, en especial los menores de edad, no se ha producido ningún cambio en la política de Israel y los encarcelados siguen sufriendo torturas.

tmv/mla/mkh

Comentarios