• Una enfermera atiende a un paciente con la COVID-19 en un hospital en Texas, 2 de julio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 25 de julio de 2020 9:26

Estados Unidos registró el viernes más de 1000 muertes por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, por cuarto día consecutivo.

Mientras la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, insiste en levantar las medidas de cuarentena y abrir los colegios, medios locales han informado que la COVID-19 ha vuelto a batir récords en EE.UU., cobrando la vida de más de 4000 personas en los últimos cuatro días.

El notable aumento sostenido de las muertes se produce después de varias semanas durante las cuales la cifra de los infectados aumentó significativamente. Esta semana la cifra de contagios en el país norteamericano superó los cuatro millones; un aumento de un millón en apenas quince días.

Según detallaron el viernes los medios de comunicación locales, 75 193 personas dieron positivo en las últimas 24 horas, frente a las 71 027 del jueves. Las cifras demuestran el segundo salto más grande de un día registrado en EE.UU., mientras la enfermedad continúa propagándose rápidamente en los estados del sur y oeste del país.

 

Estados Unidos sigue liderando la lista de países más afectados por el nuevo coronavirus, con más 146 000 fallecidos. California, Texas, Florida y Nueva York son los estados más golpeados por el virus letal.

A pesar de la grave crisis sanitaria que sufre Estados Unidos por la propagación de la COVID-19, Trump ha vuelto a decir en varias ocasiones en los últimos días que la enfermedad va a desaparecer pronto de manera natural y ha insistido en que el país debe reabrir sus escuelas a finales de agosto.

Tales afirmaciones del mandatario republicano contradicen las advertencias de expertos, incluso dentro de su Administración, como Anthony Fauci, el doctor que lidera la campaña de la Administración estadounidense para hacer frente al nuevo coronavirus, quien ha reconocido que es poco probable que la COVID-19 sea erradicada, por lo menos en un futuro cercano.

Un reciente sondeo mostró que la mayoría de los estadounidenses desaprueba la gestión de Trump en manejar el país, especialmente en críticos momentos actuales y lo calificaron como un presidente “mediocre” y “terrible”.

mnz/ktg/ftn/msf