• “Aunque para Trump la Luna fuera israelí, el Golán es sirio”
Publicada: jueves, 21 de marzo de 2019 22:09
Actualizada: jueves, 21 de marzo de 2019 22:30

Trump puede decir hasta que “la Luna es israelí”, pero solo conseguirá que los pueblos de Oriente Medio vean a EE.UU. como un enemigo, dice un analista.

Desde Madrid (España), el analista en temas políticos Luis José Fernández ha comentado este jueves para HispanTV un tuit del presidente de EE.UU., Donald Trump, en el que dice que Washington debería reconocer la soberanía de Israel sobre el territorio ocupado sirio de los altos del Golán.

Fernández ha subrayado que la pretensión de Trump sobre los altos sirios constituye “una violación de la legislación internacional, que establece claramente que los altos del Golán son un territorio ocupado”.

Recordando que EE.UU. ha declarado la ciudad ocupada palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital de Israel, el entrevistado ha afirmado que el anuncio del mandatario sobre la también ocupada meseta siria supone “una agresión más contra el pueblo árabe (…) producto del extremismo sionista de Trump y su Administración”.

Es una agresión más contra el pueblo árabe, producto del extremismo sionista de (Donald) Trump y su Administración”, dice el analista José Luis Fernández a HispanTV sobre la pretensión de EE.UU. de reconocer el territorio ocupado sirio de los altos del Golán como israelí.

Señalando que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el derecho internacional y todos los pueblos de la región reconocen los altos del Golán como territorio ocupado, Fernández ha aseverado que “Donald Trump puede decir lo que quiera, hasta que la Luna es israelí, pero da igual, porque desde el punto de vista del derecho jurídico y del derecho internacional no cambia nada”.

A juicio del analista, el posible reconocimiento por Washington de esos altos sirios como territorio israelí deja claro que la Administración de Trump será vista como “un Gobierno enemigo de los musulmanes, enemigo de los árabes”, y va a enfrentar el rechazo absoluto de los pueblos de Oriente Medio.

De hecho, Fernández ha indicado que tanto los iraquíes como los sirios rechazan la presencia ilegal de tropas estadounidenses en su territorio y que los palestinos no quieren hablar con la Administración norteamericana por su parcialidad proisraelí.

Israel ocupó parte de la meseta del Golán (en el sur de Siria) tras la guerra de los Seis Días en 1967, e incorporó ese territorio a su sistema jurídico en 1981, lo que implica una anexión de facto. No obstante, muchos países y organizaciones del mundo, incluido el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU), rechazan dicha anexión.

Fuente: HispanTV Noticias

ncl/mla/mkh

Comentarios