• El portaaviones estadounidense clase Nimitz USS Carl Vinson (CVN-70) durante un ejercicio militar, 17 de marzo de 2018.
Publicada: jueves, 5 de abril de 2018 0:53
Actualizada: jueves, 5 de abril de 2018 1:18

La Armada de Estados Unidos no está preparada para una gran guerra. Académicos y ex altos mandos de la Marina de EE.UU. llegaron recientemente a esta conclusión a raíz de la posibilidad de que el país norteamericano mantenga una contienda militar con sus principales rivales, a saber: Rusia y China.

Tras la proliferación de misiles balísticos “asesinos de portaaviones” y de misiles supersónicos de gran alcance a bordo de barcos rusos y chinos, la Armada de EE.UU. se ve superada después de décadas de centrarse en luchar solo contra enemigos débiles y ajenos, según un informe publicado el martes por la revista Business Insider.

El estudio destaca la debilidad de la Marina estadounidense al considerar que esta solo ha preparado “un portaaviones” para “contrarrestar” la amenaza que suponen grandes armadas como las que poseen Rusia y China.

Asimismo, señala la falta de experiencia de los estadounidenses en el lanzamiento de misiles a bordo de buques, algo que con anterioridad ya había sido considerado un punto débil de la Armada estadounidense.

De igual modo, el análisis subraya que otra de sus flaquezas es la amenaza que representan los submarinos, con los que los barcos estadounidenses “no se han enfrentado en décadas”.

La Marina de EE.UU. tiene un largo camino por recorrer de cara a prepararse para la próxima gran pelea contra un par cercano”, informa la revista Business Insider.

 

“La Marina de EE.UU. tiene un largo camino por recorrer de cara a prepararse para la próxima gran pelea contra un par cercano”, explica la fuente.

A este respecto, la publicación alude a los choques accidentales sufridos por los buques militares estadounidenses en 2017. Uno tuvo lugar en junio, cuando el destructor norteamericano USS Fitzgerald colisionó con el buque de contenedores ACX Crystal, ocasionando la muerte de siete tripulantes, que en un principio fueron declarados “desaparecidos”, mientras que el otro ocurrió en agosto, cuando el destructor dotado de misiles teledirigidos USS John S. McCain (DDG 56) entró en colisión con la nave mercante Alnic MC cerca de Singapur.

mtk/anz/fmk/hnb

Comentarios