• El comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el contralmirante Ali Fadavi.
Publicada: martes, 13 de septiembre de 2016 22:26
Actualizada: miércoles, 14 de septiembre de 2016 7:42

Un alto comandante del CGRI considera la presencia de EE.UU. en el Golfo Pérsico como el ‘principal factor de la inseguridad’, y exige que abandone la zona.

“La presencia de buques estadounidenses en el Golfo Pérsico es la principal causa de la inseguridad y del mal existente, y su retirada aumentará la seguridad en la zona”, ha subrayado este martes el comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el contralmirante Ali Fadavi.

En una declaración de prensa desde la ciudad portuaria de Bushehr (sur de Irán), el comandante ha subrayado que la Fuerza Naval del CGRI controla en todo momento la región del Golfo Pérsico y supervisa minuciosamente los buques y flotas de EE.UU. y de los otros cinco países que están presentes en el Golfo Pérsico bajo la comandancia de Washington.

“La presencia de buques estadounidenses en el Golfo Pérsico es la principal causa de la inseguridad y del mal existente, y su retirada aumentará la seguridad en la zona”, ha subrayado el comandante de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el contralmirante Ali Fadavi.

“Buques de EE.UU., el Reino Unido, Francia, Canadá, Australia, y Nueva Zelanda están desplegados en las aguas internacionales de esa región bajo la comandancia de EE.UU., y ninguno de ellos ha osado infringir nuestras leyes”, precisa.

El comandante Fadavi desmiente, a su vez, las acusaciones de EE.UU sobre que un buque de guerra estadounidense fuera acosado peligrosamente por barcos iraníes en el Golfo Pérsico. Añade que cuentan con videos y documentos que demuestran la falsedad de los informes de Washington.

 

El pasado 6 de septiembre, el portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis, aseguró que siete barcos del CGRI realizaban maniobras muy cerca del buque patrullero estadounidense USS Firebolt en el Golfo Pérsico, tres de ellos, incluso, con sus armas descubiertas, y que se habían aproximado a menos de 500 metros de la embarcación norteamericana.

La Armada iraní rechazó de inmediato el informe del Pentágono, asegurando que los buques de la República Islámica de Irán “siempre han actuado según las normas internacionales”.

Para la Fuerza Naval iraní, tales informes son pura propaganda antiraní, pero Irán no se deja amedrentar por ninguna potencia del mundo.  

ftm/nii/

Comentarios