• La gente ve una transmisión de noticias de televisión mostrando archivo de una prueba de misiles de Corea del Norte, Seúl, el 15 de septiembre de 2021.( AFP)
Publicada: viernes, 17 de septiembre de 2021 17:23

Corea del Norte condena el enfoque de doble rasero de EE.UU. como un “obstáculo” para aliviar las tensiones en la península coreana.

Mediante un comunicado emitido el miércoles, el Ministerio de Defensa de Corea del Sur informó que las Fuerzas Armadas de este país dispararon por primera vez un misil balístico desde un submarino (SLBM, por sus siglas en inglés), horas después de que Corea del Norte llevara a cabo el lanzamiento de dos proyectiles hacia el mar del Este

Estados Unidos condenó la prueba realizada por Pyongyang, tachándola de una amenaza para sus vecinos y una “violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas” (CSNU), pero no mencionó nada del test llevado a cabo por Seúl.

La agencia norcoreana oficial de noticias, KCNA, mediante un artículo elaborado por Kim Myong Chol, analista de asuntos internacionales, ha reprochado este viernes a Estados Unidos por tener una actitud de doble rasero, al guardar silencio sobre el lanzamiento de misiles de Corea del Sur, y ha responsabilizado a Washington del estancamiento de las conversaciones nucleares bilaterales.

 

Kim Myong Chol ha afirmado que EE.UU., al considerar las acciones de Corea del Norte como “amenazas a la paz y la seguridad internacionales”, ha provocado una furia tremenda entre las autoridades norcoreanas.

El analista ha culpado a EE.UU. de la escalada de tensiones en la península de Corea, pues impiden la reanudación de las conversaciones destinadas a desmantelar los arsenales de misiles balísticos y nucleares de Corea del Norte a cambio de un alivio de las sanciones norteamericanas.

También, ha enfatizado que “la palabra desnuclearización nunca se puede poner sobre la mesa” a menos que Washington abandone su “política hostil” contra Corea del Norte.

Las conversaciones de desnuclearización se han estancado desde 2019, mientras que Corea del Norte sigue reclamando un alivio de las sanciones. El expresidente de Estados Unidos Donald Trump mantuvo tres reuniones con el líder norcoreano, Kim Jong-un, pero la diplomacia bilateral no duró mucho, ya que el entonces inquilino de la Casa Blanca se negó a eliminar los embargos a cambio de varios pasos de Pyongyang hacia la desmilitarización.

tmo/tqi/fmk