• Un batería del sistema antimisiles Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés).
Publicada: miércoles, 17 de mayo de 2017 17:10
Actualizada: miércoles, 17 de mayo de 2017 18:18

Corea del Sur revela que la última prueba de misiles de Pyongyang fue detectada por el recientemente instalado sistema antimisiles THAAD.

“El radar del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) detectó el lanzamiento de un misil balístico norcoreano realizado el pasado domingo”, informó el martes el ministro de Defensa surcoreano, Han Min-koo, en una sesión del Parlamento del país.

Han añadió que el Ejército surcoreano logró localizar el citado lanzamiento usando sus propias instalaciones militares, según informa la agencia surcoreana Yonhap. En la madrugada del domingo, Corea del Norte probó un misil que, según Pyongyang, podría portar una ‘ojiva nuclear pesada de gran tamaño’.

El dignatario surcoreano reconoció, en estas circunstancias, que el programa de misiles del Norte está progresando más rápido de lo esperado, lo que podría agravar la crisis en curso en la península coreana.

Sobre el artefacto en concreto ensayado por Pyongyang, el ministro consideró que se trata de “un misil balístico de alcance intermedio de calibre mejorado, en comparación con los misiles Musudan que han fallado continuamente”, y explicó que el misil está diseñado para volar entre 3 y 4 kilómetros.

El radar del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) detectó el lanzamiento de un misil balístico norcoreano realizado el pasado domingo”, informó el ministro de Defensa surcoreano, Han Min-koo.


Por su parte, el nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha advertido hoy miércoles, en declaraciones similares, de que las capacidades misilísticas y nucleares del Norte, "avanzan con rapidez", pocos días después del lanzamiento de Pyongyang.

La península coreana vive una escalada de tensiones, en gran parte por las amenazas militares de Washington a Pyongyang, con actos como el envío del portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson, las maniobras militares conjuntas Washington-Seúl y el despliegue en Corea del Sur del escudo antimisiles THAAD.

Pyongyang acusa a Washington de llevar a la península "al borde de la guerra nuclear" y advierte de que dará una respuesta "despiadada" a cualquier provocación de Washington, con ataques a las bases de EE.UU. en Corea del Sur y Japón.

myd/mla/ftn/nal