• El sistema antimisiles THAAD (sistema de Defensa del Área de Gran Altitud Terminal), durante una maniobra del Ejército de EE.UU.
Publicada: domingo, 5 de febrero de 2017 0:47
Actualizada: domingo, 5 de febrero de 2017 1:40

Tras la amenaza de Washington, Corea del Norte ha acusado a EE.UU. y Corea del Sur de estar planeando un ‘ataque nuclear preventivo’ en su contra.

Según reza un comunicado emitido el viernes por el Comité Nacional para la Paz de Corea, las medidas adoptadas por EE.UU. para desplegar en la zona el Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), están empujando la península coreana al “borde de una guerra nuclear”.

La nota, citada por la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA, detalla que EE.UU. y Corea del Sur buscan trazar un complot conjunto entre Seúl y Washington para librar “un ataque preventivo contra el Norte”.

Estas advertencias coinciden con el encuentro el jueves del nuevo secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, con su par surcoreano, Han Min-koo, en Seúl, donde reafirmó la decisión de desplegar este año el escudo antimisiles THAAD en suelo surcoreano con el objetivo anunciado de interceptar misiles lanzados desde el vecino septentrional.

Mattis además amenazó que su país dará una respuesta ‘aplastante’ a cualquier ataque nuclear de Corea del Norte.

 

El comunicado del Comité norcoreano insistió en que el despliegue de THAAD es parte de una estrategia ofensiva de Seúl y Washington, que “han elaborado un plan para llevar la situación de la península al borde de una guerra nuclear”, según recogió la cadena de televisión estadounidense CNN.

El anuncio de la instalación de THAAD despertó además críticas de China y Rusia. Esta última ha advertido este sábado al Gobierno surcoreano de que tendrá que tomar medidas para garantizar la seguridad de sus intereses si finalmente despliega el citado escudo.

EE.UU. y Corea del Sur acordaron en julio pasado el despliegue del sistema de derribo de misiles balísticos de corto, intermedio y medio alcance a través del impacto directo, meses después de que Corea del Norte lanzara, a principios de febrero, un misil de largo alcance, que se sumaba a la cuarta prueba nuclear realizada por Pyongyang el mes anterior.

Corea del Norte reivindica con insistencia que el desarrollo de armas nucleares blinda su estrategia de defensa mientras EE.UU. mantenga su postura hostil.

mjs/ktg/tqi/nal