• Un dron Gray Eagle MQ-1C.
Publicada: miércoles, 27 de enero de 2016 7:53
Actualizada: sábado, 30 de enero de 2016 5:19

Estados Unidos prevé desplegar este año unos drones Gray Eagle MQ-1C en Corea del Sur para mejorar las defensas contra el Norte, ha informado este miércoles el diario surcoreano, Chosun Ilbo.

Según el medio que cita a fuentes militares estadounidenses, las fuerzas de EE.UU. y Corea del Sur podrán emplear estos drones para atacar helicópteros y tanques enemigos desde una distancia de hasta ocho kilómetros.

Las fuerzas estadounidenses y las de Corea del Sur operan actualmente el sistema de drones Raven (pequeños aviones no tripulados), a nivel de batallón", según un funcionario de la división combinada de Washington y Seúl

"Las fuerzas estadounidenses y las de Corea del Sur operan actualmente el sistemas de drones Raven (pequeños aviones no tripulados), a nivel de batallón", según un funcionario de la división combinada de Washington y Seúl, establecida en junio de 2015 por ambos países con el fin de reforzar el combate contra Corea del Norte.

Este acto será la primera vez que los drones Gray Eagle que realizan tanto misiones de inteligencia como de lanzar ataques, son desplegados por el Pentágono en el terreno surcoreano.

El despliegue de dichos drones de combate estadounidenses deberá producirse antes del fin de 2016, de acuerdo con el rotativo que indica que hay posibilidades de que los Gray Eagle sean enviados el próximo mes de julio.

Los ataques lanzados por estos aviones no tripulados que se guiarán por láser, teniendo un margen de error de hasta un metro, cuentan a la vez con una capacidad de combate superior a las de los drones que ha utilizado EE.UU. en Irak y Afganistán.

De igual manera, además de estar dotados con cuatro misiles antiataque Hellfire y otras bombas de alta precisión GBU-44/B, son capaces de realizar unos “vuelos ininterrumpidos de hasta 30 horas” en las misiones de vigilancia.

EE.UU. comenzó a desplazar sus nuevas armas estratégicas en Corea del Sur después de que el Norte llevara a cabo su cuarta prueba nuclear el pasado 6 de enero, la que según el líder de Pyongyang, Kim Jong-un, es un acto de "autodefensa" ante la creciente amenaza nuclear de EE.UU. en la región.

Washington mantiene permanentemente desplegados en Corea del Sur cerca de 30.000 militares y, según revelan nuevos informes, está dispuesto a enviar el portaaviones nuclear Ronald Reagan cerca de las costas de la península coreana.

En esta línea, las fuentes surcoreanas informaron de que efectuarán en marzo unos ejercicios militares conjuntos con EE.UU., con miras a detectar y destruir el programa nuclear de Pyongyang en situaciones de emergencia.

tqi/ktg/msf

Comentarios