• Bolsas de sangre antes del proceso de irradiación.
Publicada: martes, 27 de julio de 2021 23:58

Tras EE.UU. y Canadá, Irán es el tercer país del mundo que domina la tecnología de irradiación de componentes sanguíneos usando pacíficamente la energía nuclear.

Irán ha inaugurado este martes un nuevo centro de producción de tecnologías relacionadas con la energía nuclear, llamado “centro de innovación RASA”, en Teherán, la capital iraní. En la ceremonia, las autoridades han dado a conocer un dispositivo nacional denominado “Gamacell” para la irradiación de componentes sanguíneos.

De acuerdo con medios locales, a nivel global, solo dos países, EE.UU. y Canadá, tienen la referida tecnología sanguínea, por lo que, con la apertura de este centro, Irán ha roto el monopolio de este producto y se ha unido al grupo, ahora de tres países, que dominan esta tecnología.

En este sentido, el secretario del Centro de Desarrollo de Células Madre, Ali Akbar Hamidie, ha ensalzado este logro nacional en medio de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán.

Numerosos casos, incluidos bebés prematuros, pacientes inmunodeprimidos, pacientes con SIDA y en pacientes con trasplante y células madre hematopoyéticas, se requieren transfusiones de sangre o hemoderivados. En estos pacientes, las transfusiones de sangre no irradiadas pueden incluso provocar la muerte, ha indicado Hamidie.

 

Por su parte, el presidente de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, ha afirmado en el acto que la tecnología de irradiación de componentes sanguíneos puede utilizarse no solo en el campo de la salud sino también en otros, como la agricultura, la industria y radiofármacos.

Las empresas basadas en el conocimiento situadas en el centro de innovación RASA trabajan con el apoyo y bajo la supervisión de la OEAI para desarrollar tecnologías clave que tienen como objetivo emprender investigaciones fundamentales para comercializar productos de alta tecnología.

La irradiación de componentes sanguíneos es el único método reconocido a nivel mundial para evitar el desarrollo de la enfermedad Injerto contra Huésped Asociada a Transfusión (EICH), la cual es mortal en el 95 % de los casos.

mmo/ncl/hnb