• Apocalipsis.
Publicada: lunes, 18 de julio de 2016 18:25
Actualizada: martes, 19 de julio de 2016 2:51

Un grupo de investigadores de EE.UU. ha presentado tres posibles versiones del fin de la civilización humana.

Según recoge la revista Science, el fin del mundo podría acontecer por tres razones: la erupción de un supervolcán, la actividad solar y la colisión de un asteroide con la Tierra. No obstante, pese a presentar las causas más probables para la extinción de los Homo sapiens, los científicos aseguran que si tomamos las medidas necesarias a tiempo, nuestro destino podría ser diferente.

De acuerdo con el primer escenario ―la erupción de un supervolcán― los continentes quedarían cubiertos con una capa de ceniza de un metro y se derrumbarían edificios, en tanto que se contaminarían los ríos y se perderían los cultivos.

Un volcán en erupción

 

La segunda versión de la extinción de la humanidad está relacionada con la actividad solar. Según los investigadores, una poderosa corriente de partículas de alta energía causada por una eyección de masa coronal del Sol podría poner en peligro a la humanidad. Los científicos señalan que ese fenómeno astronómico podría sumergir en la oscuridad a continentes enteros, causando apagones masivos.

La última eyección de masa coronal con repercusiones drásticas tuvo lugar en 1989 y dejó a 6 millones de personas sin electricidad en la provincia canadiense de Quebec, además de destruir un transformador en Nueva Jersey (EE.UU.).

Actividad solar.

 

El apagón más grande se registró en 1859, cuando se produjo la tormenta solar más potente de la historia, conocida como el evento Carrington, que fue hasta 10 veces más potente.

Algunos científicos temen que nuestro planeta pueda volver a ser escenario de otro acontecimiento parecido al evento Carrington, que destruiría decenas o centenares de transformadores sumergiendo al mundo en una oscuridad que predominaría durante semanas, meses o años.

De acuerdo con un estudio reciente, una tormenta solar como el evento Carrington podría golpear la Tierra durante la próxima década con una probabilidad del 12 % y sería una catástrofe, sobre todo para los países que dependen de redes eléctricas.

El tercer escenario ―la colisión de un asteroide― también representa un peligro para nosotros. Según cálculos de los científicos, la caída a la Tierra de un cuerpo celeste con un diámetro de un kilómetro causaría nubes de polvo que privarían a la Tierra de luz solar durante varios meses.

Un asteroide cerca de la tierra.

 

Sin embargo, los investigadores son optimistas. Se puede reducir al mínimo las víctimas de todos estos desastres, si la humanidad toma las medidas necesarias de antemano, subrayan.

krd/ctl/rba

Commentarios