• Manifestantes portan fotografías del activista Abdulhadi al-Jawaya, detenido desde hace 10 años en cárceles bareiníes.
Publicada: sábado, 10 de abril de 2021 6:00

28 organizaciones pro DD.HH. piden a la ONU presionar al régimen de Baréin para que libere a un destacado activista político, encarcelado desde hace 10 años.

Estas organizaciones pro derechos humanos han exigido al secretario general y relatores especiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y de la comunidad internacional entablar consultas inmediatas con el régimen de Al Jalifa para excarcelar a Abdulhadi al-Jawaya.

Desde abril de 2011, Al-Jawaya ha estado detenido en varias cárceles bareiníes. Fue condenado a cadena perpetua por convocar marchas pacíficas para pedir reformas políticas en el pequeño reino del Golfo Pérsico.

En una declaración conjunta, estas organizaciones afirmaron el viernes que al destacado activista se le negó el acceso a la atención médica en una violación flagrante de las reglas de la ONU sobre el tratamiento de los prisioneros.

“Abdulhadi al-Jawaya, fundador del Centro de Derechos Humanos del Golfo Pérsico, es uno de los defensores de los derechos humanos que ha pasado 10 años en prisión”, denunció Inas Aoun, jefa del departamento de seguimiento y documentación de los derechos humanos en Baréin.

 

Indicó que Al-Jawaya no debería estar encarcelado por dichos cargos, ya que ha estado en juicios injustos durante sus 10 años de cautiverio, por lo que, “exigimos su liberación; especialmente en la situación actual cuando se ha extendido el coronavirus”, causante de la COVID-19, en el mundo entero.

Aoun también enfatizó que el régimen Al Jalifa debe poner en libertad a todos los defensores de derechos humanos, y prometió aumentar las presiones para lograr este objetivo, puesto que Al-Jawaya no debe estar en prisión, y debe ser liberado pronto.

Con respecto a la salud del activista detenido, afirmó que existe preocupación debido a la expansión de la COVID-19.

Activistas y organizaciones de derechos humanos acusan al régimen Al Jalifa de tratar de silenciar cualquier voz disidente desde la revuelta de 2011, la cual fue reprimida, como todas las protestas siguientes, con la intervención del Ejército de Arabia Saudí.

A su vez, el Parlamento Europeo (PE) aprobó en marzo una resolución que reclama la liberación “inmediata e incondicional” de todos los activistas pro derechos humanos y los presos políticos en Baréin condenados por hacer uso de su libertad de expresión.

mkh/ncl/mrg