• Estudiantes filipinos queman la bandera de EE.UU. durante una protesta organizada frente a la embajada de EE.UU. en la ciudad capitalina de Manila. 11 de septiembre de 2015
Publicada: miércoles, 16 de septiembre de 2015 14:16

Estudiantes filipinos se han congregado frente a la embajada de EE.UU. en Manila (la capital) para exigir el cierre de las bases militares estadounidenses en el país.

Enarbolando pancartas en las que se leía eslóganes antinorteamericanos, como “Fuera ahora las tropas estadounidenses”, han expresado este miércoles su rechazo a la presencia de los buques y aviones de guerra de EE.UU. en el territorio filipino.

Los indignados se han dedicado también a escribir con aerosol de color rojo lemas en las paredes del centro diplomático mientras que un cierto número ha lanzado balas de pintura contra el edificio en señal de protesta por el acuerdo de la cooperación bilateral de defensa.

Filipinos protagonizan marcha en contra de la intervención estadounidense en este país asiático. 03 de julio de 2015

 

La concentración se ha vuelto violenta por la intervención de la Policía antidisturbios que han arrestado a al menos seis estudiantes.

EE.UU., aprovechando la disputa entre Manila y el Gobierno chino sobre la soberanía de unas islas en el mar de China Meridional, alcanzó el año pasado un acuerdo militar con Filipinas por el que busca intensificar su presencia en la región.

Según lo pactado, las tropas norteamericanas están autorizadas a tener acceso a las bases militares locales y también construir instalaciones necesarias para los equipamientos de seguridad marítima y el depósito de combustible.

Los oponentes intentan obstaculizar la aplicación de este acuerdo mediante la Carta Manga y recurrir al Tribunal Supremo del país.

Los militares de EE.UU. fueron replegados de este territorio en 1991 tras un voto del Senado filipino, no obstante, desde 1999 han aumentado su presencia en el país so pretexto del diferendo marítimo de Manila con Pekín.  

El mar de China Meridional goza de grandes recursos de petróleo, gas y pesca. Pekín reclama casi el 90 % de la zona, pero también Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwán y Brunéi exigen una porción, lo que ha resultado en una serie de disputas territoriales.

En retiradas ocasiones, Pekín ha instado a Washington a no inmiscuirse en dichos asuntos, pero la Casa Blanca aduce que su único objetivo es garantizar la seguridad en la zona.

China acusa a Estados Unidos y a Filipinas de exagerar la amenaza de Pekín sobre islas y crear tensiones regionales.

 msm/ktg/nal

Comentarios